Casos y actualidad

Sintetizar y mantener la reputación de marca. Dos claves en la nueva identidad de The Economist Group

Brandemia_

Las más de 50 submarcas del Grupo quedan reducidas a solo 4; todas bajo una misma identidad y una narrativa, un trabajo que firma la consultora Wolff Olins

21 Feb 2022 · 2 min read

Si algo funciona, aprovéchalo. Sácale el mayor rendimiento. Así de sencillo. Aplicado a la identidad de The Economist, si hay algo que funciona bien desde hace años es su característico rectángulo en rojo.

Sin embargo, con más de un siglo de historia, el problema de la marca como grupo empresarial, hoy, era otro. Veamos.

nueva identidad y sistema de diseño The Economist Group

El caso The Economist Group

El problema: fragmentación de la marca 

La oferta de The Economist Group se extiende hoy mucho más allá del periodismo. Su ámbito de actuación abarca revistas, periódicos, conferencias, eventos, servicios de educación, estrategias data e investigación de mercados.   

La transversalidad y el rápido crecimiento de estas diferentes propuestas había derivado en una fragmentación la marca. La independencia editorial de The Economist quedaba diluida con el consecuente riesgo de la pérdida de valor. 

¿Cómo conservar el rigor y la independencia de The Economist tan vitales para la marca? Dos claves: Sintetizar la arquitectura de marca y unificación de códigos visuales.

La solución. Sintetizar y unificar 

El enfoque editorial de The Economist es el verdadero corazón de su valor de marca. ¿Por qué no crear una arquitectura de marca que permitiera a otras partes del Grupo comunicar la misma excelencia y aplicarla a sus respectivas industrias y audiencias? 

Este ha sido el ejercicio por el que Wolff Olins ha optado a través de una simplificación radical. Las más de 50 marcas de la cartera del Grupo han quedado reducidas a solo cuatro: Economist Impact, Economist Intelligence, Economist Education y, por supuesto, The Economist

nueva identidad y sistema de diseño The Economist Group

La jugada es importante, más aún si tenemos en cuenta que dos de esas marcas son completamente nuevas, Economist Impact y Economist Education.    

Para consolidar este movimiento, las cuatro marcas quedan unidas bajo una misión compartida y una narrativa de marca. Todas al unísono, todas en un mismo idioma: rigor, integridad, claridad e ingenio, independientemente cuál sea su audiencia. Con una identidad perfectamente reconocible: el popular diseño rectangular en rojo, a modo de ‘caja’.

Sistema de diseño: un clásico en rojo, adaptado para una marca global

El rectángulo en rojo es, desde hace décadas, una característica habitual tanto en las publicaciones de The Economist como en su publicidad. Una figura simple, pero efectiva. Todo un clásico que ya es un símbolo del periodismo de calidad, hecho con rigor, y que la marca utiliza con frecuencia. 

El sistema de diseño emplea la geometría simple 2X1 del logotipo de The Economist para crear un tema, en ese clásico rectángulo ‘rojo’, entre las diferentes marcas.

Ahora ese símbolo se convierte en el elemento sobre el que anclar un sistema visual que permite crecer a la marca del Grupo en sus diferentes vertientes. 

nueva identidad y sistema de diseño The Economist Group
rebranding de Economist

Conclusiones

El enfoque aportado por Wolff Olins resuelve la complejidad del amplio universo empresarial que The Economist engloba hoy. Al reducir el conjunto de marcas en un solo rectángulo contenedor ampliamente reconocible evita ruido y, por tanto, que la marca pierda fuerza o se diluya. De hecho, sucede al contrario. Las cuatro marcas se nutren del rigor y la independencia de la cabecera editorial, que quedan unificadas bajo su mismo lenguaje visual y sus mismos códigos. Una manera inteligente de trasladar los valores y principios de The Economist como una experiencia equiparable para todo el Grupo.  

¿Qué tendencias en branding veremos en 2022? Te lo contamos en el Primer Barómetro del Branding de Brandemia

Posts relacionados