Comparte este artículo

Análisis: las identidades visuales del covid-19 en 18 países al microscopio

04/08/20
Comentarios:

El Coronavirus es un fenómeno planetario con un gran impacto sanitario, social y económico. Muchos de los que leéis ahora este artículo lo hacéis desde vuestras casas, en una situación casi inédita que también ha tenido consecuencias en clave de diseño e identidad visual. 

Por eso, hemos recorrido los países de habla hispana rastreando y analizando cómo son los diseños de cada gobierno asociados a la lucha contra el covid-19. Nuestra idea: investigar las diferentes identidades verbales y visuales creadas desde la necesidad y urgencia para conocer cómo han impactado sobre nosotros. 

Si “Covid-19” es la palabra global de estos meses, nos parecía que debíamos volver a Brandemia con un análisis de las marcas vinculadas a su lucha. ¿Os parece? Empezamos.

Aunque después analizaremos caso por caso, hemos detectado 2 grandes rutas visuales que muchos gobiernos han utilizado para generar las identidades gráficas de la gran mayoría de países. Por un lado, encontramos diseños muy institucionales asociados a los ministerios de salud o sanidad. Lo vemos, por ejemplo, en expresiones gráficas con una idea visual asociada al virus, a la salud o a la bandera nacional. Por contra, también ha aparecido otra tendencia de diseño de carácter más publicitario (al estilo de campañas). 

Sin más preámbulo, viajamos por algunos de los países del estudio y analizamos su identidad de marca. Un viaje, avisamos, que hacemos por orden alfabético.

República Argentina 

La respuesta de Argentina a los retos del Covid-19 ha sido muy clara. El país ha adoptado una campaña textual con una gráfica básica de los colores de su bandera albiceleste, una tipografía al estilo Sans Serif y una composición minimalista. La identidad se apoya fundamentalmente en el texto plano como potenciador de significados, interpelado en forma de campaña publicitaria directa. 
La propuesta de la marca conecta con la perspectiva nacional y se declina en un eslogan que mantiene el concepto de país: “Argentina unida”. Un mensaje para transmitir a la población la importancia de la unidad ante un problema global. Entre los claims más destacados encontramos: “Quédate en casa”, “Cuidarte es cuidarnos” o “Seguí cuidándote”.

Chile

Al contrario que Argentina, Chile utiliza los recursos visuales a la inversa: su campaña institucional para el Covid-19 tiene un claro sello gubernamental en vez de social. Tanto a nivel de tono de voz como a nivel de diseño (especialmente en el uso de la tipografía y el color) buscan construir un mensaje de país. 

A nivel cromático, utilizan los colores de la bandera (rojo, blanco y azul) para potenciar su carácter gubernamental. Vemos cómo añaden el azul y el rojo en una fina línea que destaca una tipografía más light con el texto “Plan de acción”, mientras que optan por una tipografía bold para cerrar el mensaje con la palabra “Coronavirus”. En este caso, el diseño no funciona sobre plano, sino que se ha intentado crear un volumen adicional con el uso de una sobreimpresión de la bandera de fondo. Sin embargo, esto no siempre se repite: en su subcampaña de “Paso a paso”, más social y dirigida a la prevención, utilizan la ilustración como apoyo al mensaje sin imágenes superpuestas. La identidad visual se apoya en el hashtag “Cuidémonos entre todos” que utiliza varios de los conceptos habituales del análisis (cuidar, todos, unidos, juntos).

Colombia

En Colombia se ha apostado por utilizar una campaña con el eslogan de “Colombia está contigo: Un millón de familias”, donde la iconografía de dos personas conforma un corazón en el logotipo, bajo el uso de los colores de la bandera colombiana como potenciador del sentimiento nacional. Como otros ejemplos, aquí también se utiliza un hashtag: #UnMillónDeFamilias, haciendo referencia al trabajo del Gobierno Nacional para hacer frente a la pandemia del COVID-19 desde el enfoque del usuario. 

En paralelo, encontramos un segundo logotipo con el claim “Ayudar nos hace bien: Unidos somos más fuertes”, que esta vez utiliza conjuntamente la bandera del país y sigue usando los colores nacionales en el texto. Este segundo logotipo emplea la silueta del país sin volúmenes ni sombras, con una raya de los colores de la bandera y ligeramente curvada que atraviesa el país por detrás, simulando una sonrisa. El uso tan marcado de los colores nacionales tanto en sus dos variantes logotipadas como a nivel textual hace que el contraste del mensaje y el diseño en ocasiones no se vea favorecido. 

Costa Rica

Costa Rica también apuesta por la visión desde el nacionalismo hacia la sociedad, con el claim de “Está en tus manos CR contra el COVID-19” y un logo junto al icono del Coronavirus en formato realista: aquí vemos una imagen microscópica del virus con volumen, de colores azules saturados y neón. A nivel cromático, el país es uno de los pocos que no utiliza los colores de su bandera nacional para fortalecer el sentimiento de pertenencia, optando por colores vivos como el naranja y varias tonalidades de azul. 

La identidad visual funciona como sello junto al logotipo del Ministerio de Salud y/o del Gobierno de Costa Rica. Sin embargo, vemos que en los banners informativos hay un ligero riesgo de baja legibilidad tanto por contraste como por composición. Por otro lado, Costa Rica utiliza ilustraciones detalladas en formato plano. Además, esta campaña utiliza otro tipo de información de salud asociada a los “factores de riesgo ante la COVID-19” para potenciar el mensaje. Así, Costa Rica  apuesta por una campaña que apela a la comunidad.

Cuba

En Cuba encontramos una campaña que se basa en mensajes de agradecimiento a los sanitarios, con el claim principal de “Gracias por salvar vidas”. El mensaje se refuerza con la fotografía de un aplauso y los logotipos del Gobierno de CUBA, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y Cuba Por la vida. 

Como ocurre con Costa Rica, a nivel cromático Cuba tampoco utiliza los colores nacionales. En cambio, opta por el verde en diferentes tonalidades, acompañado por imágenes superpuestas de laboratorios, médicos, la visión microscópica del virus y la silueta del país en plano. Aquí, la tipografía no juega un factor importante a nivel de significados, aunque sí podemos detectar la intención del mensaje. En el claim de “Gracias por salvar vidas”, se utiliza una tipografía más redondeada, que contrasta con la de la segunda campaña más neutral y sencilla para fortalecer la legibilidad. Además, se ha utilizado un hashtag que acompaña cada pieza visual bajo el hashtag #CubaPorlaSalud, en formato más light. 

Ecuador

Viajando a Ecuador, encontraremos que el gobierno ecuatoriano ha lanzado una campaña diferente a las que, hasta ahora, hemos visto. Con un logotipo que funciona como mensaje, el  “Juntos salimos de esta” apela al usuario desde la comunidad y la salud. Aquí no vemos tampoco el uso de los colores nacionales para las comunicaciones, pero sí que encontramos similitudes con Costa Rica por el uso de colores complementarios como el azul y el naranja. 

A nivel cromático, además, vemos como el logotipo varía de color para ajustarse a las diferentes comunicaciones del gobierno, acompañadas por ilustraciones planas y tipografía bold. Sin embargo, vemos cómo esto cambia en las comunicaciones más institucionales referentes a los datos de los afectados o a información de carácter periodístico, donde se utilizan imágenes de fondo con un virado azul oscuro que reflejan imágenes de los habitantes. Aquí, la tipografía cambia y el tono de los mensajes es más informativo y autoritario. Vemos mensajes como  “ten precaución, las cifras están en nuestras manos” o el uso del hashtag #ActivadosPorLaSalud. 

El Salvador

El Salvador apuesta por una composición sencilla, informativa y más universal que otras naciones por las que hemos viajado. Lo vemos en la tipología de hashtag, conocida mundialmente y utilizada por numerosos países como es la de #QuédateEnCasa. También por el tipo de mensaje que transmite, más preventivo e informativo que comunitario. Es habitual encontrar mensajes de carácter informativo y preventivo, que muestran con ilustraciones planas las diferentes maneras de evitar el contagio.

A nivel de diseño, además, vemos cómo se usa en todas las composiciones un footer oscuro con el logotipo del Gobierno. Sin embargo, si lo suprimiéramos sería casi imposible detectar el origen de los mensajes. En este caso, El Salvador tampoco utiliza los colores nacionales en sus comunicaciones, y opta por una tipografía sans serif en diferentes pesos que facilita la legibilidad. No parece tener una gama cromática definida, pero volvemos a encontrar el verde como color clave en la identidad visual. 

España

Bajo un contundente #EsteVirusLoParamosUnidos, España combina el color nacional amarillo con el negro, acompañado con el logotipo del Gobierno de España-Ministerio de Salud. Aquí, el texto es clave para diseñar la composición, ya que se trata de un diseño minimalista en el que lo único que destaca es el claim en bold y mayor tamaño, con una tipografía extended que en algunos casos dificulta su legibilidad. Los niveles de texto más reducidos dan soporte al mensaje y ayudan a impulsarlo. 

En esta campaña, se ha utilizado un lenguaje inclusivo con el “Todas y todos” y la repetición clave del texto “lo paramos” para potenciar la idea de campaña a transmitir: Lo paramos si no te confías. Lo paramos si te mentalizas de que no va a ser fácil. Lo paramos cada vez que te lavas las manos. El carácter informativo, motivacional y responsable de esta campaña la convierte en otra de las que se suman al concepto de unión como clave para superar el virus. 

Guatemala

El país lanza a través de la campaña “Guatemala no se detiene” recomendaciones a la población bajo su mismo hashtag: #GuatemalaNoSeDetiene. A nivel cromático, destacamos el uso del azul de su bandera, así como también el “Tablero de alertas COVID” un sistema del Ministerio que sirve para organizar los municipios por colores según la presencia del virus en cada lugar. No se ha generado ningún logotipo propio ni una identidad visual desarrollada más allá de lo textual. 

Sin embargo, sí que detectamos el uso cromático para aportar significados sobre las diferentes etapas del virus bajo una selección fácilmente reconocible para la población (verde=bien, amarillo=regular, naranja=precaución, rojo=peligro). 

Honduras

A partir de los hashtag  #HondurasQuédateEnCasa y #TodosConMascarilla, Honduras lanza recomendaciones de prevención e información del Coronavirus firmadas por el gobierno. La campaña, que utiliza el símbolo del hashtag para presentar el claim “Si nos cuidamos, juntos avanzamos” funciona a la vez de logotipo. 

Destacamos el uso de los colores nacionales azul y blanco y el giro de la “o” en “Avanzamos” simulando un abrazo iconográfico, para reforzar el sentimiento de comunidad a la vez que se hace referencia al país. También funciona como guiño a la bandera de Honduras, incluyendo las estrellas de la bandera dentro de la “o”. Más allá del logotipo, las composiciones no parecen tener una gama cromática clara, con comunicaciones que pasan por el verde, el gris, el azul o el naranja y tipografías diferentes, además de múltiples niveles de texto. En algunos casos, se suprime la identidad visual de “Si nos cuidamos, juntos avanzamos” para sólo dejar el logotipo del Gobierno de Honduras. 

México

México se suma a la apuesta por la seguridad nacional bajo el hashtag universal #QuédateEnCasa y uno propio con #MéxicoSolidario. Se utilizan los colores gubernamentales, con una estructura de diseño fija donde se incluye el logotipo del Gobierno de México y el Ministerio de Salud en todas sus composiciones. 

Como apuesta informativa, el Gobierno de México lanza el “semáforo COVID”, una creación similar a la del Gobierno de Guatemala donde en función del color en que se encuentre (rojo, naranja, amarillo o verde), se recomienda o prohíbe salir a la calle. Por otro lado, destaca la creación de una superheroína llamada Susana Distancia para impulsar las medidas de prevención y distanciamiento sociales entre el público más infantil. No se detecta una cohesión entre los diferentes diseños, ni una identidad visual común y consolidada para las comunicaciones gubernamentales. Tanto a nivel tipográfico como cromático, las comunicaciones cambian a medida que la pandemia evoluciona.

Panamá

El país lanza “Panamá Solidario”: un plan de emergencia y asistencia social de alivio para afectados por la pandemia mundial del COVID-19. Panamá destaca por el uso de los colores nacionales como fortalecedores de la comunidad, y ha elaborado un logotipo de una mano sosteniendo dos corazones para generar una identidad visual sencilla para las comunicaciones. 

En todos los comunicados hay presencia de este logotipo junto con el del Gobierno y el Plan Protégete Panamá, y la tipografía seleccionada para las comunicaciones se mantiene consistente en la mayoría de composiciones. El uso de tipografías más bold vuelve a seleccionarse para aportar una mayor sensación de destaque del mensaje, y las ilustraciones siguen bajo la premisa de imagen plana sobre texto plano, sin volumen ni superposiciones.

Paraguay

Bajo los lemas “Nos cuidamos entre todos” y “Reactivemos el país con el modo Coronavirus de Vivir”, Paraguay lanza una campaña de seguridad y prevención del Covid-19. Las publicaciones las firman el propio Ministerio, el logotipo del Gobierno y el claim “Paraguay de la gente” logotipado asociado a su anterior campaña de unión de la población. 

A nivel cromático, no encontramos un uso de los colores nacionales en las comunicaciones, aunque el azul y el blanco sí tienen una presencia notable. Tampoco identificamos una identidad visual consolidada para esta campaña, ni una consistencia en las composiciones de diseño y tipografía del gobierno. 

Perú

El Gobierno de Perú pone a disposición de los ciudadanos la app “Perú en tus manos”. Además, utilizan el claim “Protégete del Coronavirus, llama al 113” con funciones de logotipo y el hashtag #YOMEQUEDOENCASA como principales ejes comunicativos de su campaña. En este caso, el país sí utiliza los colores nacionales de su bandera como principal gama cromática de los diseños, además de la presencia del amarillo. 

Por otro lado, a diferencia de otros países, Perú utiliza ilustraciones con más volumen y de carácter infantil para conformar una identidad visual asociada a la campaña. Sin embargo, no se mantiene una consistencia fija en el uso tipográfico. Destacamos el mensaje de “El Perú Primero”, fortaleciendo el sentimiento nacional, como subnivel comunicativo de los mensajes. 

Puerto Rico
En Puerto Rico, han activado la campaña “contagia hábitos saludables” logotipada con recomendaciones para protegerse del COVID-19. En los banners informativos utilizan una base morada con los logotipos “Contagia hábitos saludables”, Gobierno de Puerto Rico, Departamento de salud y la línea telefónica de orientación para el COVID-19. 

En este caso, el país no utiliza los colores nacionales para aportar un sentimiento de pertenencia, y las tonalidades moradas de su campaña se diferencian del resto por ser un color no utilizado hasta el momento. Destacamos el uso de ilustraciones planas con intención de volumen, pero es difícil confirmar que se trata de una identidad visual consolidada. En algunos casos, vemos cómo la tipografía cambia. Lo mismo ocurre con los niveles de texto y el uso del color comunicativo, además de las ilustraciones de soporte que acompañan los diferentes mensajes. 

República Dominicana

Al igual que ocurría con Cuba, República Dominicana presenta dos tipos de composiciones de diseño para su campaña comunicativa frente al Covid-19. Por una parte, el país se suma a la prevención del virus bajo el hashtag #CoronavirusRD, aunque no lo utiliza en sus composiciones de diseño. Por otra, se utiliza el logotipo de República Dominicana-Ministerio de la Presidencia sólo en comunicaciones más gubernamentales. 

En el primer nivel, vemos la creación de diseños de carácter más ilustrativo, con mensajes instructivos sobre cómo hacer frente al Covid-19. En este caso, se utiliza una tipografía light sobre texto plano y sin presencia aparente de gamas cromáticas definidas. En segundo nivel, detectamos los mensajes más gubernamentales, apoyados por composiciones con imágenes de fondo reales con una alta presencia del color azul turquesa, similar al color de las mascarillas de la comunidad médica, con imágenes referentes a la prevención y la comunidad sanitaria y una tipografía de carácter más amable y redondeada. 

Uruguay

Uruguay es uno de los países donde la identidad visual se mantiene mejor definida. Destaca por el logotipo “Plan Nacional Coronavirus COVID-19” con el símbolo del virus simplificado, junto a la presencia de colores blanco, azul y celeste y la combinación de tipografías light y bold con niveles de texto definidos. El logotipo del Ministerio de Salud Pública está presente en la mayoría de comunicaciones.

A nivel cromático, el uso del color azul hace referencia a la bandera uruguaya, y encontramos una iconografía simplificada para reforzar el mensaje. Además, Uruguay ha desarrollado una aplicación móvil (Coronavirus UY) para proteger a la ciudadanía en el tránsito hacia “la nueva normalidad”, que también mantiene esta identidad y un tono comunicativo consistente. 

Venezuela

Venezuela dirige la campaña #QUÉDATENTUCASA bajo el logotipo del Gobierno Bolivariano de Venezuela a través de los colores azul y rojo de la bandera venezolana. En la misma aplicación, destaca un tramado de logotipos del Gobierno en menor opacidad. 

En este caso, el país no ha creado una identidad visual consolidada, ni el uso de una campaña definida para comunicar los diferentes mensajes preventivos y de salud para la población. 

Conclusiones

Aquí acaba nuestro viaje. Un recorrido en el que hemos aprendido y visto mucho y que, esperamos, también lo hayáis hecho vosotros. Pero como en todo viaje, ahora toca el turno a la reflexión. Te compartimos algunos puntos clave sobre la creación de identidades visuales en momentos de pandemia:

1. El diseño y la comunicación a contrarreloj no son tareas fáciles. Sin embargo, en un momento donde todos debemos estar más unidos que nunca, sólo 3 de los 18 países deciden optar por una identidad visual que conecte salud y colectivo por encima del sentimiento de nación. ¿Serán las crisis impulsoras de diseños más nacionalistas?

2. Más de la mitad de los países analizados no tienen una identidad visual definida. Crear marcas-país consistentes ya no es sólo una necesidad. Es una prioridad vital para todos. 

3. Las tipografías en bold son los elementos estrella a nivel textual en la gran mayoría de comunicados de países. Esto nos lleva a pensar en la psicología que hay detrás del uso de bold, y el gran reto que supone comunicar contenidos de alta gravedad en light. 

4. A nivel cromático el verde, el naranja y el azul han sido los protagonistas de todas las composiciones generadas, independientemente de la gama de colores de cada nación. ¿La excepción? España y Puerto Rico.

5. Vemos una tendencia cada vez más palpable en simplificar la comprensión de los textos con el uso de colores y formas para que con un vistazo no haga falta leer el contenido para saber de qué trata el tema. Lo vemos en el uso de los colores del semáforo (amarillo, verde y rojo) para puntualizar las zonas más afectadas de algunos países, como han hecho México o Guatemala. En el soporte textual cada vez más elaborado con ilustraciones. O en el uso de símbolos de circulación universales (prohibido, peligro, etc.) para fortalecer el mensaje.  

¡Tú tienes la última palabra!

Ahora, es tu turno. Porque los viajes saben mejor si son compartidos. Decide cuál es el país que, a tu parecer, ha creado una mejor identidad visual y vota tu favorito en nuestra cuenta de Twitter. Iremos actualizando las votaciones hasta que quede un solo ganador. 

Para delimitar votaciones, hemos excluido 2 países de este análisis: Uruguay y Perú. Tampoco hemos añadido Brasil, ya que sólo hemos analizado las comunicaciones en castellano; ni otros países como Bolivia o Nicaragua, porque no han elaborado las suficientes piezas visuales como para analizarlas y compararlas con el resto. 

3, 2, 1… ¡A votar!