Comparte este artículo

Boing se despide del volumen en su nuevo logo

14/10/20
Comentarios:

Boing es uno de los canales de televisión infantiles de Mediaset España con más audiencia en este país. En su décimo aniversario, estrena la temporada de contenidos con una imagen corporativa más actual, en 2D y una nueva interfaz en todas sus plataformas. Un cambio que respira simplificación y abre debate sobre el diseño para el público más joven.

Un logotipo más amable, redondeado y sencillo

El nuevo logotipo de Boing cambia ligeramente su paleta de colores hacia un azul más vivo, perdiendo los degradados y sombras del volumen de la esfera y optando por una tipografía más redondeada, acorde al sistema curvilíneo de la composición. 

Se ha mantenido el punto de la “i”, que sigue la misma forma circular del vacío de la “o”, mayormente distinguible en el anterior logotipo. 

La apuesta por una interfaz que recuerda a Netflix

El rediseño de la app se basa en una retícula sencilla, que recuerda al formato inicial de la app de Netflix. El planteamiento de diseño ha cambiado para adaptarse al logo más plano, en donde los colores saturados siguen el estilo de la nueva imagen de marca, sin detectar un patrón cromático ni una gama de colores definida. 

Según Mediaset España, este diseño responde a los pilares de “modernidad, frescura y dinamismo”, y estará presente en los diferentes elementos de la continuidad de marca, la app oficial y en todo el universo Boing. 

Sin embargo, vemos que el logotipo actúa de manera distinta en el formato físico editorial, desprendiéndose del círculo en color azul para actuar de manera individual en blanco, con un ligero trazo azul para marcar los bordes de la palabra. Una extraña forma de consolidar la nueva imagen, que no sabemos aún si se definirá o perfeccionará más en las próximas ediciones físicas. 

La importancia del diseño en el panorama infantil

Contar con un diseño consolidado en plataformas para los más pequeños no sólo facilita la identificación de marca, sino que también la convierte en algo más memorable y llamativo. Se aumenta la asociación de colores con ideas. 

Por eso, muchas de las marcas para el público juvenil deberían potenciar más su branding para sacar el máximo partido a todos sus potenciales de significados y extensiones. ¿El reto? Hacerlo de forma unificada, sin caer en la obviedad ni en identidades vacías puramente estéticas.