Tu newsletter
El newsletter semanal de los branders que quieren saber sobre branding
Tu newsletter
El newsletter semanal de los branders que quieren saber sobre branding
Lo quiero en mi buzón

Publicado el 03/11/2023 - Actualizado al 29/02/2024 · 13 min read

Un portfolio es más que un conjunto de hojas (digitales o físicas) que recopilan tus trabajos  anteriores. No se trata de plasmar tu experiencia en un par de páginas. Va más allá. Es tu carta de presentación, que te servirá para competir en un mundo profesional bastante reñido. 

El portfolio es la primera impresión de tu talento, y por lo que serás juzgado, sin siquiera haber dicho tu nombre. Por eso, es vital que hagas tu mayor esfuerzo por crear un buen portfolio. ¿Quieres saber cómo? Te lo contamos. 

Hemos preguntado a diferentes expertos sobre la importancia de un buen portfolio. En el texto aparecen Iñigo Jerez; socio y director creativo en Extra Studio, Francesco Maria Furno; fundador del estudio de diseño estratégico Relajaelcoco y Oriol Armengou; fundador y socio de la agencia de diseño Toormix. ¡Acompáñanos!

Iñigo Jerez, Francesco M. Furno y Oriol Armengou.

¿Qué es un portfolio y por qué tiene importancia?

Un portfolio es un documento que resume los trabajos más destacados de un profesional. Podría ser lo equivalente a un currículum vitae. Para Francesco “es un modelo más eficaz que el Currículum”, que permite “un entendimiento rápido de qué tipo de profesional eres a través de proyectos que has realizado”.

Iñigo lo concibe como “una selección representativa de tu trabajo, organizada bajo un criterio profesional y en función de unos objetivos”, y para Oriol es “un resumen personal del potencial creativo”.

Los tres están de acuerdo en la importancia de tener un documento capaz de resumir nuestros mejores trabajos, captar la atención y presentarnos como un profesional hábil. Aún así, “hay otros factores igualmente importantes; tus contactos, tu experiencia, tu manera de comunicar, etc”, comenta Iñigo. 

Además, el hecho de crear tu propio portfolio pierde el sentido si este no está construido de una manera óptima. Para Francesco, “si solo se trata de enseñar la parte estética de un proyecto, lo valoro en 4.” El portfolio va mucho más allá. Entonces, ¿cómo puedes conseguir crear un buen portfolio?

10 claves para crear un buen portfolio

Crear un buen portfolio no es una tarea fácil. La subjetividad entra en juego, y las valoraciones personales tienen mucho peso a la hora de decidir qué es bueno y qué no. De todos modos, existen muchos puntos de contacto para poder decidir si un portfolio tiene madera o no. Vamos a ver cuáles son estas claves. ¡Acompáñanos!

Clave 1: Objetivos

Antes de empezar a seleccionar proyectos para incluir en tu portfolio, es vital marcar unos objetivos previos. De esta manera podrás orientar el contenido del mismo y su presentación. 

Es importante cuestionarnos quién va a leer este portfolio, es decir, a quién va dirigido y el por qué. Define si estás haciendo el portfolio para buscar trabajo, atraer nuevos clientes a tu agencia o presentarte a un concurso, por ejemplo. También te interesa saber si te diriges a empresas, clientes individuales o otras agencias del sector. Son muchas las variables que pueden hacer variar el contenido y la forma de un portfolio. 

A partir de aquí podrás empezar a decidir qué proyectos quieres incluir y de qué manera los quieres presentar. En este sentido, Oriol añade que “tu portfolio debe estar enfocado al puesto que se busca. Enseñar aquello que te define, pero que también sea coherente con el trabajo que se persigue”. Como dice Francesco, ““es importante investigar primero a quién se quiere enviar el portfolio”.

Iñigo señala que «el guión y la selección deben adaptarse a lo que crees que tu cliente necesita y quiere saber de ti». Para rematar, Francesco apunta, «no es lo mismo mandarlo a alguien como el equipo de diseño del BBVA, o a Erretres o a Fuego Camina Conmigo.»

Clave 2: Selección de proyectos a incluir

El siguiente punto es la selección de proyectos a incluir. Fijar unos objetivos también te servirá para esta fase. En lugar de saturar el portfolio con todos los proyectos posibles, selecciona aquellos que mejor reflejen tus metas y capacidades.  Esto significa realizar una edición rigurosa y evitar la inclusión excesiva de proyectos de «fantasía» o irrelevantes. Hacer esto también te servirá para que la calidad supere la cantidad. De esta forma tu portfolio estará equilibrado. Como dice Oriol, “no por ser más largo será mejor”.

Pese a tener claro que la cantidad no puede superar la calidad, también es importante que tu portfolio ofrezca variedad, y que permita evaluar tu conjunto de habilidades, potencial creativo y proyectos innovadores, tal como lo destaca Oriol.

Este es otro tema clave. Para Oriol, “un portfolio es bueno cuando hay variedad de proyectos que permita juzgar los distintos conocimientos y potenciales, así como también los proyectos propios que arriesgan en la propuesta creativa y, sobretodo, conceptual.» Además, añade: «Se valora que se presenten proyectos de identidad, desarrollo corporativo, ejemplos de proyectos de dirección de arte y uso tipográfico, proyectos digitales y los skills personales de cada persona.» Esto es especialmente útil cuando creas un portfolio en tu búsqueda de empleo.

De todos modos, los tres entrevistados coinciden en que la calidad es más importante que la cantidad. No es necesario incluir una gran cantidad de proyectos. En lugar de ello, enfócate en seleccionar cuidadosamente los proyectos que mejor representen tu trabajo, de acuerdo con los objetivos y tu potencial creativo.

Iñigo lo tiene claro. “Más allá de la calidad de un trabajo, para mí un portfolio debe ser honesto, claro y diverso si es generalista, y muy bien acotado y estratégicamente seleccionado si es para un cliente concreto”. Francesco va por la misma línea. Para él, “debe contar las historias detrás de los proyectos, enseñar la esencia profesional de la persona o estudio que se está promoviendo”. Esto implica que cada pieza en tu portafolio debe transmitir la esencia de tu trabajo y proceso creativo.

Ni poco ni mucho, una selección que combine de manera coherente y consistente trabajos ‘emocionantes’ y otros más pragmáticos, adaptados a lo que estás buscando, ya sean un nuevos clientes o la posibilidad de trabajar en un estudio.

Clave 3: Orden de proyectos y estructura

El orden de los proyectos es otro factor importante. ¿Cuál va primero? ¿Qué proyecto debe ser el último? ¿Se ordena de manera cronológica? Para Iñigo, deben estar ordenados “bajo un criterio profesional y en función de los objetivos”, y Oriol cree que «es clave un portfolio bien claro, ordenado, con información de los proyectos y una presentación acurada de ellos.» 

Una forma de ordenar el contenido es seguir un hilo conductor general, que enlace todos tus proyectos y sea el conector de tu contenido. También se puede ordenar de una forma más heterogénea, sin demostrar mucha uniformidad pero sí más variedad.

Las dos son opciones interesantes, pero lo cierto es que el orden también depende de lo que necesites y tus objetivos fijados anteriormente. Como dice Iñigo, “tu escaparate debe ser diverso y consistente si no estás especializado. Pero está diversidad puede ser contraproducente para situaciones concretas, sea un concurso, un cliente concreto, o si tienes interés por trabajar en un estudio con un perfil muy definido”. 

Para Francesco, lo ideal sería “crear una narrativa general con algunas variaciones, para poder abordar la difusión de una manera amplia, a la vez que personalizada”.

Vemos que la coherencia es muy importante. Fíjate unos objetivos antes de empezar. Es clave. Estos te marcarán el camino sobre qué contenido incluir y cómo ordenarlo. Coherencia y equilibrio.

Clave 4: Diseño visual

Una vez tengas seleccionados los proyectos de tu portfolio, es el momento de decidir qué aspecto visual quieres que tenga. Esta es una parte importante del proceso, ya que como apunta Oriol, tiene que estar ““impecablemente bien diseñado”.

A nivel de diseño, tiene que ir en la misma línea (o parecida) que los proyectos que has seleccionado. “Optar por un enfoque vanguardista y de estilo techno berlinés puede no ser adecuado si tu público objetivo es el equipo de diseño del grupo Prisa”, apunta Francesco. Además, “si hay un buen enfoque, la parte visual se apoya en eso”. Otra vez, coherencia.

A pesar de la importancia de un diseño coherente y trabajado, y que esté alineado con tus objetivos y proyectos, es vital recordar que los protagonistas de un portfolio son los proyectos. La finalidad de un documento así es agrupar proyectos para tener la posibilidad de consultarlos todos juntos. Ellos son los protagonistas. El diseño nunca se puede volver más importante que el propio contenido en sí. Iñigo lo resume muy bien: “hay que minimizar al máximo el diseño del portafolio para que los que hablen sean tus proyectos”.

Clave 5. Añade presentación perfil/skills

Añade una parte de presentación personal, donde se introduzca el perfil profesional y tus skills. Esto es clave. Recomendamos incluir esta pequeña sección antes de los proyectos. De esta manera, la persona que consulte tu portfolio ya está situada y sabe quién eres, cuál es tu experiencia o tus puntos fuertes. 

Oriol defiende que esta sección debe contener dos grandes bloques: una presentación; donde se incluya estudios y background profesional, y otra de perfil profesional; donde se explican tus skills, intereses y perfil general. 

Esto te ayudará a contextualizar tu trabajo y a que los visitantes y la gente interesada en tu perfil comprendan mejor tu propuesta de valor y el objetivo del portfolio desde el principio.

Clave 6. Descripción y contexto de los proyectos

Explicar los proyectos, dar contexto y establecer los objetivos es otra de las claves. Según Oriol, “los proyectos deben estar bien documentados y explicados para valorar el propósito, objetivos e idea detrás de cada propuesta”.

Detalla el propósito de cada proyecto, tus responsabilidades, las habilidades y tecnologías utilizadas, y los resultados logrados. Esto ayudará a comprender mejor tu contribución y logros a toda persona que revise tu perfil.

Que los proyectos deben estar bien explicados y contextualizados está claro. Otro tema es la extensión de estos a nivel de aplicaciones. Francesco opina que explicar los entresijos de un proyecto sirve para demostrar dos características. De un lado, “capacidad de síntesis”; y del otro, “dar valor al proceso de hacer las cosas, más allá del resultado puramente estético”.

Iñigo, en cambio, cree que la contextualización y el nivel de aplicaciones varía en función de tus objetivos. “El portafolio general debe ser esencialmente visual y las explicaciones deben ser directas y poco técnicas. En un portafolio personalizado, sí tiene sentido un desarrollo visual y textual más amplio de aquellos proyectos que sean relevantes para tus objetivos”.

Clave 7. Presentación del portfolio

Cómo presentar el portfolio es otra duda recurrente. Seguro que alguna vez te has planteado: qué es mejor, ¿web propia?, ¿behance? Te damos la respuesta.

Nuestros profesionales opinan, en general, que la mejor opción es presentar un portfolio en una web propia. Tanto Iñigo como Oriol prefieren esta opción por encima de cualquier otra.  “Siempre tiene más valor una web propia para también analizar skills de conocimiento web y digital”, comenta Oriol.

Para Francesco, en cambio, ambas opciones son buenas, ya que “cumplen con funciones distintas y permiten comunicarse de maneras distintas». Aún así, también advierte: “en ambos casos es importante tener un plan de acción”. Antes de abrir una cuenta en Behance, es importante que uno mismo se plantee qué quiere conseguir con un perfil en una plataforma “donde millones de profesionales publican cada día”.

Clave 8. Ajustes y revisión

Pedir opinión a tus amigos del sector siempre es buena opción. Una mirada externa detecta esos pequeños detalles que has pasado por alto, y esto te ayudará a mejorar el resultado final. Las críticas constructivas siempre van bien para detectar dónde hemos fallado y en qué podemos mejorar.

Ajusta. Retoca. Mira otros portfolios. No tengas miedo a cambiar cosas. Modifica todo lo que sea necesario hasta tener uno que esté a la altura de tus expectativas y refleje lo mejor posible tu trabajo, tus objetivos, hacía quién va dirigido y quién eres tú como profesional. 

Cómo dice Oriol, “en cualquier proceso seleccionamos y filtramos siempre a través del portfolio. Si no pasa el filtro ya no ahondamos más. Nos fijamos en la presentación, en la selección de los proyectos, en su estilo de desarrollar las ideas y en cualquier detalle que nos permita conocer la personalidad y el potencial del profesional.” 

Clave 9. Distribuir/promocionar

Una vez que tienes un portfolio bien pulido, ha llegado el momento de distribuirlo. Aquí puedes encontrarte con distintas situaciones. Si estás aplicando a un puesto de trabajo concreto, ya sabes a quién debes enviarle el portfolio. En cambio, si te interesa que otras personas sepan de ti y conozcan tu trabajo, distribuir tu portfolio es entonces una tarea un poco más complicada.

Como se dice, no importa cuán impresionante sea tu trabajo si nadie lo ve. Francesco recomienda “crear un listado de entre 10 y 20 posibles contactos, para buscar situaciones donde podamos enseñar nuestro portfolio de una manera más directa y personalizada, sin enviar 100 emails impersonales”.

¿Y si todavía no conozco a ningún profesional del sector? No te preocupes, traemos algunas alternativas para mover tu portfolio:

  • Redes Sociales. Comparte el portfolio en tus perfiles de redes sociales, especialmente en plataformas como LinkedIn, Instagram y Twitter, donde muchos profesionales buscan talento.
  • Networking. Aprovecha eventos de networking, conferencias y encuentros profesionales para mostrar tu portfolio a potenciales empleadores.
  • Colaboraciones. Colabora con otros profesionales, blogs o sitios web para que tu trabajo llegue a nuevas audiencias.
  • SEO. Optimiza tu sitio web para los motores de búsqueda para que tu portfolio sea fácilmente encontrable en línea.

Clave 10. Seguimiento

El seguimiento es la última clave. Una vez hayas distribuido tu portfolio no puedes olvidarte de él, si no habrás trabajado para nada. Puedes preguntar sobre la impresión que causó, si logró captar la atención, etc. Eso sí, cómo dice Francesco, es importante “hacer un seguimiento, pero sin presionar”. Esto puede causar rechazo en la otra persona.

Recuerda también hacer un seguimiento a largo plazo. Si alguien expresó interés en tu trabajo pero no hubo una oportunidad inmediata, envía un correo electrónico de seguimiento después de algunas semanas. Así mantienes viva la conexión, además de mostrar tu persistencia y profesionalismo.

En última instancia, el seguimiento no solo se trata de recopilar comentarios; también es una oportunidad para establecer relaciones duraderas. Agradece a las personas por su tiempo y opiniones, y mantén el contacto para futuras oportunidades de colaboración. 

Tips must a seguir a la hora de hacer tu portfolio

Francesco, Iñigo y Oriol nos dejaron un sinfín de tips que deben convertirse en vuestro must de cosas a incluir en vuestros portfolios a partir de ahora. Aquí van los mejores.

  • Define tus objetivos. Decide si un hilo conductor tiene sentido para tu portfolio.
  • Investiga a quién te diriges y personaliza. 
  • Ten en cuenta el orden en el que presentas tus proyectos.
  • Diseña una estructura. La organización es esencial.
  • No te olvides de incluir datos más relevantes.
  • Mantén la coherencia entre el contenido
  • ¡Pon en contexto tus proyectos!
  • Revisa la redacción y las faltas de ortografía
  • Muestra tu versatilidad como profesional, pero sin exagerar. 
  • No sobrecargues tu diseño con elementos excesivos. La legibilidad y la funcionalidad son clave.
  • Encuentra el equilibrio entre la creatividad artística y la funcionalidad.
  • Utiliza mockups con moderación, sólo cuando sean relevantes para explicar un proyecto.

Errores comunes que debes evitar

Muchos profesionales cometen errores que pueden perjudicar la efectividad de sus portfolios. Para arrojar luz sobre este tema, hemos querido recoger las principales equivocaciones que se ven, de vez en cuando, en estos documentos y que han compartido los entrevistados. ¡Tomar nota para no repetirlos!

Falta de coherencia en los proyectos

«Proyectos muy dispares y de calidades distintas, solo por cumplir con la idea de saber hacer de todo», apunta Francesco. Esta es una trampa común. Incluir una variedad de proyectos puede ser beneficioso, pero no a expensas de la calidad y la coherencia. Un portfolio debe mostrar tus habilidades de manera consistente.

Desorden e Incompletitud 

Oriol dice que “un CV simple o portfolio desordenado o incompleto se descarta por falta de información». La presentación de tu portfolio debe ser ordenada y completa. El personal de recursos humanos de las empresas no quiere perder tiempo buscando información vital. Tu portfolio será descartado por eso.

Sobre diseño y enfoque artístico

“De entrada descartamos ofertas con portfolios sobre diseñados y que solo contienen trabajos personales o con un enfoque excesivamente artístico”, alerta Iñigo. Estas presentaciones pueden ser llamativas, pero si sacrifican la legibilidad y la relevancia práctica, es probable que no tengan éxito en el mundo profesional del diseño. Le puede restar profesionalismo a la presentación.

Portfolio genérico

Un portfolio genérico también es un problema común. Algunos diseñadores crean portfolios que carecen de personalidad y estilo únicos, lo que los hace parecer intercambiables. Para Francesco, «tener un portfolio de tipo marca blanca, intentando conseguir trabajos o proyectos con cualquier empresa es un error.» En lugar de seguir una fórmula genérica, es fundamental destacar tu identidad creativa y lo que te diferencia de otros profesionales.

Especialización extrema

Por otro lado, la sobre-especialización es un error igualmente perjudicial. “Puede llevar a hacer siempre lo mismo y dificultar la salida de esa especialización», comenta Francesco. Aunque la especialización es valiosa, exagerar puede limitar tus oportunidades. Encuentra un equilibrio entre mostrar tus habilidades especializadas y tu versatilidad.

Falta de atención

La falta de atención es otro error que se comete con frecuencia. «Olvidarse de datos relevantes en la parte de CV. No poner el contexto de los proyectos. Falta de información, mala redacción o faltas de ortografía podrían ser algunos», menciona Oriol. Es importante que te asegures que tu información esté completa, además de bien redactada, sin faltas de ortografía.

Herramientas para hacer un buen portfolio

En Internet se pueden encontrar infinidad de herramientas (tanto gratuitas como de pago) que te pueden ayudar a elaborar tu portfolio. Hemos seleccionado diez de ellas para que las tengas en cuenta y ahorres tiempo de búsqueda.

  1. Google Sites.
  2. Behance.
  3. Figma.
  4. Evernote.
  5. WordPress.
  6. Notion.
  7. Wix.
  8. Linktree.
  9. Issuu.
  10. Redes sociales.
Herramientas para crear portfolio

Cualquiera de estas herramientas te puede servir para comenzar. Ahora ya estás listo para crear un gran portfolio (o pulir el que ya tienes) y conquistar el proyecto de tus sueños.

Eso sí, no olvides que no solo se trata de impresionar a los demás, sino también de empoderarte a ti mismo al reconocer y celebrar tus logros. Mejóralo tanto… ¡hasta que te sientas orgulloso!

Agradecimientos

Muchas gracias a Iñigo, Franceso y Oriol por su tiempo y dedicación en el desarrollo de este artículo. Sin su colaboración, la publicación no hubiera sido lo mismo. Su punto de vista, su experiencia y su visión sobre el sector enriquecen el post y la visión de todo aquel que lo lea.

Muy agradecidos, amigos.

Todo lo que no te han contado sobre branding y deberías saber: cursos que marcan la diferencia 🔝

Posts relacionados

El newsletter sobre branding que buscabas

Recibe tu dosis semanal de branding: actualidad, análisis, recursos, formación con descuento y comunidad.

Nuevos propósitos - Pop up

Crea tu cuenta gratis

Únete a la comunidad Brandemia. Mejora tus capacidades y conecta con los mejores.

➡️ Accede gratis a la primera clase

Quiero mi cuenta gratis 🚀

Aprovecha todo el poder de nuestra escuela. Porque la última
actualización de branding eres tú.

FYI: La valoración de 4,7/5 demuestra que nuestro modelo funciona. Sigue creciendo.

×
×

Recibe tu dosis semanal de branding

Más de 1.000 nuevos suscriptores cada mes mejoran su formación y desbloquean su carrera profesional. ¿Entras o te quedas fuera?

    Comuniza logotipo

    Impulsado por la consultora de branding Comuniza.

    ×

    Antes de contactar con Brandemia, recuerda:

    Necesitamos recopilar tus datos para enviarte la información que necesites y personalizarla según tu perfil. Al aceptar esta casilla, nos estarás dando tu consentimiento para guardarlos en nuestro servidor.

    ¿Cómo protegemos tus datos?

    Todos tus datos se guardarán en un lugar seguro. No los cederemos a terceros salvo por obligación legal.

    ¿Dónde guardamos tus datos?

    Guardaremos los datos que nos proporciones de forma confidencial en BRANDEMIA SLU.

    ¿Y si no quieres que los guardemos?

    Para ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de cualquier dato, escríbenos a info[arroba]brandemia.org.

    ¿Necesitas más información?

    Consulta cómo gestionamos los datos y la información legal en nuestra Política de Privacidad.