Valencia renueva la imagen de La Marina, su principal puerto deportivo

13/03/17
Comentarios:

Los responsables de La Marina de València han presentado recientemente el nuevo plan estratégico para este concentrador de proyectos que aspira a convertirse en uno de los enclaves con mayor potencial de la ciudad. Un reenfoque radical que pretende romper con la imagen de espacio elitista y exclusivo que arrastraba la zona desde la celebración de grandes eventos como la Copa América y la Fórmula 1.

Este cambio de rumbo estratégico busca redefinir la nueva Marina de València como un espacio público, abierto y creativo que suponga el escenario de confluencias sociales, empresariales, culturales y deportivas. Algo que pasaba, inevitablemente, por modificar un nombre anclado en el pasado (Marina Real Juan Carlos I) y crear una identidad visual más acorde a los nuevos tiempos.

El principal objetivo era generar una marca seductora, inclusiva y empática que evocara el estilo de vida mediterráneo, hablara de convivencia e intercambio y huyera de la percepción generalizada de ser un gran contenedor sin contenido. Era importante, además, buscar y potenciar los atributos emocionales de la marca para recuperar al público e invitarle a sentir la Marina como un lugar querido y deseado.

Antes

Después

Los diseñadores de la nueva identidad de la Marina de València, Enrique Casp y Antonio Ballesteros, argumentan que “la marca pretende simbolizar el vínculo entre las personas y el mar”. “Es una identidad sencilla, robusta y atemporal que refleja ilusión, es reconocible, fácilmente asimilable y participa de la cultura visual propia de internet y las redes sociales”.

Formalmente, el protagonismo de la identidad recae en el imagotipo, construido a partir de la triple repetición de una sencilla curva que da como resultado una cara sonriente. En un segundo nivel de importancia se sitúa el nombre rotulado en Circular, una tipografía que según Casp y Ballesteros transmite confianza, positividad y modernidad. Todo ello en un tono azul intenso que remite al mar Mediterráneo. Completan el trabajo unos pictogramas señalizadores lineales, un plano de la Marina, mupis, banderolas, una bolsa de tela y otras piezas en desarrollo.

Conclusiones


Un buen trabajo de síntesis conceptual y gráfica que resuelve con valentía y sin complejos la conjunción entre las olas del mar y los rasgos de una cara feliz, en alusión a las relaciones humanas que albergará este novedoso hub en la ciudad de Valencia.

La solución es suficientemente sencilla para perdurar en el tiempo y lo bastante discreta para funcionar como marca paraguas a muchos niveles. No en vano, uno de los requisitos del cliente era que la identidad intentase cohesionar a un variado y numeroso abanico de stakeholders: clientes, visitantes, usuarios, socios, personal y concesionarios.

Se ​pueden discutir determinados aspectos como ​el uso austero del color, la ausencia de representatividad del espacio físico o la escasa capacidad para reflejar el carácter multidisciplinar de la propuesta. Incluso el hecho de que existen muchos logos que son, a fin de cuentas, diferentes versiones de caras sonrientes. Pero no hay duda de que es un ejemplo perfecto de por qué se suele decir que el diseño se basa en tomar decisiones. Los autores han sabido tomarlas apostando por el mar y la ilusión para representar un lugar que incluye espacios tan dispares como un puerto náutico, restaurantes de vanguardia o una aceleradora de empresas.

Tipo: 
Tipografia: 
Color: 
País: 

Opina.

¿Te gusta la nueva marca de La Marina?