Comparte este artículo

Uno de los teatros más importantes de Nueva York remodela su marca

El New York City Center (NYCC) es centro de artes escénicas y musicales de Nueva York. Está situado en Midtown, Manhattan y su labor es la de hacer accesible el arte y aumentar su repercusión. Por el NYCC han pasado la American Ballet o grandes musicales y festivales.

Tras una remodelación muchimillonaria (palabro que acuño ahora mismo) de casi 75 millones de dólares, reabre sus puertas en octubre de 2011. Aunque la necesidad de crear un marca acorde con la nueva fachada y la remodelación, lleva a FutureBrand Nueva York  a desarrollar una nueva identidad.

La nueva marca está ideada teniendo muy presente la arquitectura del edificio en sí mismo y refleja patrones y colores que se encuentran en el techo del interior, para plasmar así su belleza y diversidad. La marca tiene paleta de colores flexible, que se adapta según la estación, como mostrando su propio estado de ánimo. De esta manera se refleja gran parte del dinamismo existente en el escenario del NYCC.

El cambio es aceptable, se rompe con la Bank Gothic, y con un símbolo que no decía nada, podría ser de un evento, de algo relacionado con el sonido, discotequero... La marca actual es más representativa, el empleo de patrones inspirados en la propia arquitectura es un recurso sencillo pero, tras esta ejecución el sabor de boca es mucho mejor. Por reprochar algo, la integración del arco gris es algo tosca, es el elemento que más llena y el que menos dice.

En general es una buena marca, muy geométrica pero dinámica... me recuerda a la Bauhaus, a los estudios de color de Johannes Itten y a las torsiones tipográficas de Joost Schmidt.

Quizás eso es lo que más me atrae de ella, comunica ella sola, no necesita un look&feel potente detrás (que lo tiene) para reforzar sus atributos. Y desde luego ceñir el dinamismo de color  a las estaciones del año, aseguran la versatilidad de una marca que nace para atraer a más público.

 

Tipo: 
Síguenos