Comparte este artículo

Un cambio de imagen radical para este teatro ruso, que pasa a llamarse Ural Opera Ballet

Imagen de ogarcia
24/05/18
Comentarios:

El Teatro de Ópera y Ballet de Ekaterimburgo ha revolucionado su identidad visual y por el camino ha cambiado su nombre. La verdad es que no sabemos si lo ha hecho en este orden, lo que sí podemos confirmar es que las imágenes que ilustran este artículo son las correctas, no nos hemos equivocado. Es posible que este cambio tan radical se corresponda con un nuevo planteamiento del Teatro en lo referido a público, programación y enfoque de las obras que hasta la fecha se suelen representar – de corte clásico –. Nunca he estado en este Teatro, pero puedo imaginarme al público, adulto, elegante, sobrio… sosteniendo un programa con un diseño similar al de las raves de su nietos. La nueva identidad ha sido diseñada por la consultora Voskhod.

Este artículo lo podría haber escribir bajo dos enfoques diferentes y cuyos resultados habrían sido muy distintos. El primer texto versaría en el caso que el Teatro mantuviese su clasicismo, programación y público, entonces sería un poco despiadado. Así que prefiero imaginarme que el cambio de nombre e identidad van de la mano de un rejuvenecer general de su propuesta como teatro. Entonces puedo entenderlo todo un poco más.

Antes

Después 

La nueva identidad pivota sobre una ‘U’ cambiante y que aplica de manera trasversal a todos los puntos de contacto de la marca pero que nunca lo hace de igual manera. Como una obra de teatro, cada representación es única, similar pero única. Quedamos a la espera del comentario ‘me gustaría ver como funciona eso a una tinta o en tamaños reducidos’; tranquillos, estamos en 2018, casi todo es posible.

Esta ‘U’ dinámica se acompaña de un bloque tipográfico que dependiendo de la necesidad lo hace en tres lineas o en una. La tipografía de este wordmark tiene ciertas particularidades – no sé si necesarias o no –  éstas son la mezcla de caracteres como dos ‘r’ o dos ‘a’ distintas, además de dibujar algunos caracteres redondos y otros cuadrados. En un intento de racionalizar esta decisión, podemos imaginarnos que han pretendido acercar visualmente el wordmark de caracteres latinos al existente en cirílico. Eso o una pretendida continuidad del concepto de lo cambiante y esa representación distinta cada vez que mencionaba antes.

El universo visual se completa con una tipografía de la que no podemos decir mucho, ni bueno ni malo, cumple su cometido, una familia de pictogramas funcionales y fotografías de obras teatrales. Todos estos activos visuales dejan el protagonismo a la ‘U’ que sigue bailando por todas las aplicaciones y cada vez lo hace de manera distinta, tanto en su forma, como en su expresión y en su color. Algo muy peligroso si se ejecuta mal, pero no es el caso, la representación de esta obra ha sido magnífica. Eso sí, nunca la volverás a ver exactamente igual. Bravo.

 

Tipo: 
Sector: 
Color: 
Agencia: 
País: 
Síguenos

Opina.

¿Te parece apropiado el rebranding de esta Ópera Ballet?