¿Qué logo resucitarías? 7 diseñadores responden

28/06/16
Comentarios:

La desaparición de ciertas empresas o la necesidad de reposicionar sus marcas para adaptarlas a nueva realidades del mercado hace que muchas veces se destierren magníficos logos. Hemos querido preguntar a varios profesionales del diseño de marcas qué antiguo logo desterrado recuperarían. Estas son sus respuestas: 

*Este formato está inspirado en un artículo del magazine británico DesignWeek

Carlos Magro, director creativo en Interbrand


carlos_magro_brandemia_0.png

Yo recuperaría el clásico logotipo de Lucky Strike. Fue difícil asumir el cambio de identidad del 2013. ¿Qué pasó con esos icónicos círculos concéntricos y la tipografía condensada que siempre me evocaron ese sabor a romanticismo, subcultura y garra? Un diseño sintético de esos preparados para sobrevivir generaciones sin despeinarse vuelve a la esencia de los años 20, se feminiza y en mi opinión, pierde autenticidad.

También recuperaría la locura de Steve Jobs llamada Next y le buscaría un producto digital rompedor, la consola del futuro o la empresa de servicios de entretenimiento digital por llegar. Rand volvió a hacer magia y es una pena que no podamos disfrutar del crecimiento de esta identidad tan excitante.

Si hubiera un tercero sería The Bell System.

Matt Heinl, CEO de Moving Brands


matt_heinl_brandemia_copia.png

Este logo me trae recuerdos de la Universidad de Bristol a finales de los noventa... Fue entonces cuando me las arreglé para dar largas a una carrera en Historia (y la inevitabilidad de una carrera de medio pelo en altas finanzas). Sin embargo, si que conseguí envidiables habilidades de matar con un solo disparo en el videojuego Golden Eye. Después de dejar la carrera, encontré mi camino en la Escuela Saint Martins y en el mundo del diseño. Así que supongo que tengo una deuda de gratitud con Mario Bros y sus amigos.

Hunter Tura, CEO de Bruce Mau Design


hunter-tura-brandemia.png

El logo que yo propondría para volver del cementerio sería el primario y el secundario de los Hartford Whalers. Los Whalers eran un equipo de hockey profesional que entraron en la NHL en 1979. Su logo es pura brillantez, con la "W" de Whalers mezclada con la cola de una ballena, y en el espacio negativo se forma una "H" de Hartford. Bajo mi punto de vista es el mejor uso del espacio negativo después de la flecha de FedEX. Y si no fuese lo suficientemente increíble, su logo secundario era una simpática ballena caricaturesca con un "ers" bajo la cola. 

Los Whalers dejaron Connecticut en 1997 y se convirtieron en los Carolina Hurricanes, donde cosecharon mucho más éxito sobre el hielo, incluyendo la Copa Stanley en 2006. Su identidad, sin embargo, nunca igualó la belleza de la de los Whalers. 

Tilman Solé, director creativo en Mucho


tilman_sole_mucho_brandemia.png

Uno de mis logos favoritos siempre fue el logo de JAL. La grulla creando con sus alas el círculo de la bandera de Japón me parece un icono excelente. Pocos símbolos son más evocadores y representan tan bien una cultura. Y eso es lo más importante en una aerolínea nacional. Que remitan a la cultura del país. Es su adn y es lo que hace que sean distintivas y auténticas. Últimamente vemos como muchas aerolíneas han cambiado su identidad y muchas han perdido personalidad queriendo encajar en estéticas, valores o tendencias del momento. Si analizamos Iberia, Air France, British Airways, todas tienen una banda/lazo con degradado con los colores de la bandera nacional. A mi sin duda, me evocan mucho menos y se me parecen todas demasiado.

Lo que más me ha alegrado, es comprobar que JAL ha resucitado su antiguo logo, que estuvo vigente entre 1959-2002 y vuelve a estarlo desde el 2011. Rectificar es de sabios y a mi me han alegrado el día. 

Josep María Mir, director creativo en SUMMA


mir_brandemia.png

De Herb Lubalin (1918-1981), gran diseñador y tipógrafo neoyorquino, uno de los fundadores de ITC, International Typeface Corporation
En realidad no se trata exactamente de una resurrección, ya que este logotipo, creado en 1965 para la cabecera de la revista del mismo nombre, nunca llegó a ver la luz.

Un magnífico trabajo en el que el autor consigue ser narrativo mediante el manejo exclusivo (y exquisito) de la tipografía y su magnífica visión del “ampersand”, el signo representativo del “and”. Gran narratividad, pregnancia y síntesis.

A destacar la gran popularidad alcanzada por este trabajo a pesar de que nunca llegó a utilizarse.

Simon Manchipp, director creativo de SomeOne


simon_manchipp_brandemia.png

En Reino Unido solía haber una serie de cafeterías de carretera. Eran horribles. Cada uno de sus 75 establecimientos. Todo era frito, tostado o empanado. Su producto estrella era un plato que solía llamarse "desayuno para todo el día". Eso resume el lugar. Un plato de bacon, huevos, aluvias, salchicha, champiñones, patatas, tomate y pan. Básicamente un infarto sobre un plato. Y el sitio nunca podía deshacerse del olor de ese desayuno. 

El sitio se llamaba "The Happy Eater". Y aunque los clientes rara vez parecían felices, el branding te hacía pensar que era un lugar lleno de alegría. Cuando era niño, SIEMPRE quería ir allí. Cuando ibas, te daban una chapa. Gratis. Mis amigos flipaban. UNA CHAPA GRATIS. Me encantaban esas chapas. Todavía las tengo en algún lugar. 

Años después, extrañamente, conseguí un trabajo dominguero en uno de ellos, estando aún en la universidad. ¡Me ayudaron a financiarme la carrera! Tristemente, ya no existen. Murieron todos en 1997. Pero mostraron el poder del branding sobre la verdad. 

Matt Atchison, director de diseño de Saffron


kodak_matt.png

Kodak siempre ha tenido un símbolo magnífico que era una inteligente abstracción de una K. Era una forma ligeramente incómoda, casi agresiva, como si fuera parte de una señal de advertencia o de una ilustración de instrucciones de seguridad. Nadie más tenía nada similar, la simplicidad con la que te conectaba con el nombre y el producto era bastante especial. Algo me dice que el símbolo fue víctima de una moda de diseño de principios de los 2000, cuando todo el mundo buscaba desesperadamente crear un wordmark único y querían librarse de los símbolos. La ironía de esto es que ahora los símbolos son más importantes que nunca ya que cada vez necesitamos iconos más escuetos que destaquen en nuestros smartphones.

Por supuesto, Kodak no ha perdido la icónica combinación de colores de rojo sobre una mancha de amarillo huevo, como una paleta de color de McDonalds invertida, y gracias a esto mantiene un impacto visual similar donde sea que lo encuentres. Quizás algún día Kodak se vuelva a levantar y descubra la belleza de su pequeño logo de la K roja. Después de todo, Fiat reutilizó su viejo logo de los años 50 en el año 2006 ¡y no ha echado la vista atrás a sus rombos azules desde entonces!

Tipo: 

Opina.

¿Qué logo estarías de acuerdo en recuperar?