Comparte este artículo

Nace Evo, la nueva marca de Novagalicia en el resto de España

Imagen de mgarcia
15/03/12
Comentarios:

El grupo bancario NCG, formado por la fusión de las cajas Caixa Galicia y Caixa Nova, el año pasado, ha dado un nuevo paso en el sector bancario.
Después de crear NovaGalicia, como marca comercial para operar en territorio gallego y aunar esfuerzos en una nueva marca territorial que sumara los valores de ambas cajas, ahora abre las miras al resto de España con una nueva marca. Evo, es la nueva propuesta de NCG.
Evo, nace con 120 sucursales y unos 336.000 clientes, con el objetivo de captar capital fuera de Galicia.

El concepto de esta nueva marca, es una banca ‘inteligente’, adaptada al ritmo de la sociedad actual y a los conceptos básicos necesarios en tiempos de crisis para el consumidor: honestidad y transparencia.

Entre sus atributos diferenciales podemos encontrar el horario (abre por las tardes, todas las tardes), no existe la letra pequeña en sus contratos, no hay comisiones, ni productos financieros complejos, operando mayoritariamente por internet.

Esto nos recuerda al paso que dieron otras marcas para generar un nuevo entorno competitivo menos complejo y postularse como las líderes en transparencia, como hizo Yoigo.

 

El naming de la marca Evo, es tan sencillo como el propio concepto de banco. Tal y como nos explican en su ‘making of’, proviene del concepto ‘Evolucionar’, sin más secretos.

La identidad visual está formada por elementos básicos, dos polígonos en blanco y negro que evocan de forma conceptual la ‘B’ y la ‘i’ de ‘Banca Inteligente’.

Evo en bold y caja alta adquiere relevancia y personalidad en esta figura poligonal.

En su forma volumétrica, la marca pierde un poco el sentido de su evocación ‘B’ e ‘i’, ya que el polígono se complementa en 6 caras de un cubo, formando un dibujo continuo que recorre el volumen, incluyendo el tagline ‘Banca Inteligente’ dentro de su forma, en lugar de hacerlo fuera como en su versión plana.

Una identidad que transmite la propuesta de valor de la nueva marca, basada en la simplicidad, la transparencia y la honestidad.

Aunque el concepto es bueno y la resolución se alinea con la propuesta de marca, la identidad ha quedado excesivamente racional, fría, y áspera. Las aristas de los polígonos, el blanco y negro, que contrasta con la informalidad de las formas, son elementos que no acaban de definir bien a la marca.

 

Existe una falta de optimismo que complete la oferta de valores de la nueva marca, que no es incompatible con la seriedad que necesita el sector ahora mismo.

 

En fin, un nuevo actor con buenas intenciones en un sector que se está redefiniendo y encontrando la forma de ganarse nuestra confianza otra vez. Que mejor manera, que hacerlo con transparencia y sencillez.

Tipo: 
Síguenos