Comparte este artículo

Mastercard estrena un logo sonoro que escucharemos cada vez que paguemos

Imagen de mgarcia
18/02/19
Comentarios:

Casi tres años después de que lanzaran el mayor rediseño de marca de su historia, Mastercard sigue dando pasos para completar y profesionalizar aún más su identidad. En este caso, lo han hecho lanzando un nuevo branding sonoro, que más que un simple audio-logo, se trata de una completa arquitectura de sonidos, con diferentes versiones para los distintos momentos de la experiencia Mastercard.

El nuevo sonido Mastercard se podrá oír en momentos muy diversos del customer journey, como en el momento de pagar, en los tonos de espera de atención al cliente, cuando termine un spot publicitario, en los eventos…

Versión básica


La versión básica está constituida por seis sencillas notas y podrá escucharse cada vez que efectuemos un pago. Estas mismas seis notas se repetirán en todo el sistema, aunque con diferentes ritmos y efectos.

Según explican en su nota de prensa “El sonido agrega una nueva y potente dimensión a nuestra identidad de marca y es un componente crítico a la hora de generar reconocimiento hacia Mastercard".

Versión completa


A continuación puedes escuchar una versión más elaborada donde el sonido adquiere una mayor dimensión a la vez que se mantiene fiel a las seis notas básicas. 

Para garantizar que la melodía de Mastercard se adapta a los sonidos de todo el planeta, la marca seleccionó a músicos, artistas y agencias de todo el mundo, inluyendo al músico Mike Shinoda de Linkin Park.

El resultado, una melodía diferencial y memorable, con adaptaciones a través de géneros y culturas, “lo que la hace relevante a nivel local al tiempo que mantiene una voz de marca global constante”.

Otras versiones


Versión épica (cinematográfica)

Versión operística

Versión divertida

Versión india

Versión tropical

Simplificando el logo


Mastercard también ha aprovechado para evolucionar la marca visualmente, en este caso, optando por eliminar la parte textual del logo y quedándose únicamente con el símbolo. Un movimiento arriesgado que solo las marcas más reconocibles se atreven a ejecutar, como es el caso de Movistar, Twitter, At&tNike.

Antes

Después

Conclusiones


Tiene sentido que en un mundo cada vez más audiovisual las marcas se vean más seducidas por la idea de tener un sonido propio. Es cierto que el sonido añade personalidad y memorabilidad, solo hay que pensar en marcas que tradicionalmente han venido apostando por ello, como Windows, Intel, McDonalds, Samsung… Recientemente hemos visto nuevos casos como el de Hyundai o el de Citröen, ambos analizados en este portal.

Vivimos, además, unos años donde no solo lo audiovisual es lo habitual, sino el sonido en particular parece experimentar un auge curioso, con el crecimiento de los sistemas de música en streaming (Spotify, Apple Music…), el despegue de los asistentes virtuales (Siri, Alexa…), los podcast… Parece que el branding sonoro estará muy presente en los futuros rediseños de marcas. 

El caso de Mastercard es un ejemplo perfecto de cómo debe ejecutarse este tipo de trabajos, no pensando únicamente en un “audio-logo” sino en todo un sistema coherente y adaptado a los distintos puntos de contacto. Un best practice para tener de referencia. 

Brand Transformation – Card

Tipo: 
Síguenos

Opina.

¿Te parece un buen proyecto de sonic branding?