La Universidad de Branderburgo actualiza su imagen corporativa

Brandeburgo Havel es una ciudad del noreste alemán cuyos primeros asentamientos datan de más de mil años de antigüedad. En 1992 se convirtió en ciudad universitaria por primera vez en su historia.

En solo cinco años, la ciudad creó toda una Universidad en lo que antiguamente era un cuartel militar, construído en 1881. Se levantaron modernos edificios, aulas innovadoras, una moderna biblioteca en los establos y un campus espectacular para convertir a la Universidad de Branderburgo (Fachhochschule Brandenburg)  en una Universidad atractiva y de vanguardia.

Se trata de una Universidad que aborda materias como ingeniería tecnológica, administración de empresas y economía, así como medios de comunicación. Y en ella hay cerca de 3.000 estudiantes matriculados.

La marca es un rediseño basado en la fachada del edifico, esencialmente en su puerta principal, que refleja notoriamente la robusta arquitectura militar que tuvo en el pasado.

Este edificio, es un elemento muy representativo de la ciudad puesto que históricamente ya estaba presente en el escudo de Branderburgo.

La marca sigue apostando por las formas abstractas pero de manera más suavizada y moderna. Se ha roto con la presencia de la puerta en punta (que la metía en un mundo demasiado militar y duro), se han simplificado las líneas y se ha añadido la presencia del agua, muy presente en la zona.

El trabajo de diseño ha sido encargado a Thomas Manss & Co. (www.manss.com), una consultora de diseño con oficinas en Londres, Berlín, Cesena y Río de Janeiro.

El resultado es una marca bien construída, con una identidad sólida pero muy versátil, acorde con los valores universitarios. Además el universo gráfico es muy limpio y elegante: fotos a sangre, grandes masas de color para composiciones tipográficas y la marca prioritariamente pisando en blanco, mostrando su versión principal.

Según explica Andreas Lerchner, de Thomas Manss & Co.:
"La identidad visual tenía que ser implementada fácilmente y eficientemente por el personal del colegio, así como numerosos proveedores externos."

El uso de la tipografía Gotham es acertado para una marca tan geométrica, sobre todo por ser tan lineal, de “palo seco" y por ese espíritu sintético e innovador de las vanguardias que le impregnaron Jonathan Hoefler y Tobias Frere-Jones cuando la crearon.

 

Tipo: