Comparte este artículo

La sidra de Heineken rediseña su imagen

22/06/12
Comentarios:

Cuando oímos la palabra Heineken, lo primero que se nos viene a la cabeza es cerveza, sin ningún tipo de duda. Es directo, y en seguida comenzamos a pensar en verde. Sin embargo, Heineken también es propietaria de una gran marca de sidra fabricada en Inglaterra, y cuya popularidad surge a principios de los años 60.

Su nombre es Strongbow. Un producto que consta de una mezcla dulce-amargo de sidra, obtenida a través de 50 tipos de manzanas distintas. Se trata de una producción masiva con métodos modernos.

Los formatos en los que se comercializa son varios, y se aleja de la percepción española de la sidra como la conocemos. Strongbow se muestra en formatos idénticos a la de la cerveza, incluso en botellas de 2 litros de plástico.

Ahora, la marca ha optado no sólo por un cambio de imagen sino también de envase. Un paso que supone un refuerzo completo de la imagen de marca dándole un factor más premium y exclusivo. Las formas básicas rectilíneas que componían el símbolo anteriormente denotaban una falta de personalidad, que hoy en día, podría incluso confundirse con una marca blanca.
El cambio supone no solo la modernización y simplifiación del símbolo, sino el aporte de una carácter dorado completamente propio del producto. Este replanteamiento la convierte en una marca más dinámica y con una identidad más fuerte.

La parte tipográfica cubre el mismo objetivo que en el caso del símbolo. Mantiene el mismo espíritu que en su versión anterior, pero se le aporta mayor legibilidad, presencia e intensidad.

Los elementos gráficos y fotográficos planteados tanto en los envases como en los packaging aportan a la imagen de producto un carácter muy exclusivo debido a sus toques dorados y efectos de brillo y volumen constantes.

El proyecto ha sido desarrollado por la consultora BulletProof, con sedes en Londres y Nueva York (http://www.wearebulletproof.com/), creadores de la reciente identidad de Cerveza Índio, comentada en este blog (ver artículo aquí)

Personalmente creo que el cambio de imagen de marca ha sido muy acertado. Equilibran lo exacto para conservar a nivel gráfico lo que siempre han comunicado, pero de una forma distinta, e innovadora.

Pero lo que más me sorprende no es exactamente el cambio. Por un lado es inevitable pensar que un producto de estas características, y en los formatos en los que se vende, pueda cuajar en los mercados de consumo españoles. Creo que las botellas de "El Gaitero" en fin de año han hecho mucho daño, y es por ello que no imaginamos este producto consumiéndolo en la playa o en locales de copas. Simplemente me parece muy curioso.

Por otro lado veo que los códigos gráficos que se utilizan se aproximan mucho al de la cerveza. El color dorado es propio de una cerveza bien fría, y el negro es un elemento también utilizado dentro del mismo sector, como por ejemplo la cerveza Guiness. Es por esto que podríamos pensar que el esfuerzo por crear un código diferencial no está tan logrado como debiera. Pero por supuesto, todo depende del nivel de posicionamiento que Strongbow tenga en los países donde opera.

 

Tipo: 
Síguenos