Comparte este artículo

El principal teatro de Noruega presenta su nueva identidad visual

27/06/12
Comentarios:

El Riksteatret (Teatro Nacional) de Noruega se fundó en 1948. En él se han estrenado cerca de 200 espectáculos propios que después se representan a lo largo del país.
Desde 2005 la institución está dirigida por la actriz y política Ellen Horn.

Hace unas semanas se hizo pública la nueva identidad del museo, trabajo realizado por la consultora noruega de diseño Bleed (http://www.bleed.com/), encargada también hace unos años de la imagen de My Space.

El anterior logotipo del Riksteatret, compuesto con la famosa tipografía Rotis, tenía como elemento principal un R con alas. Un trabajo muy clásico y ya obsoleto que no hacía justicia a todo lo que el teatro representa.
Con la intervención de Bleed en el rediseño se pretende romper este evidente desfase gráfico y lograr un coherencia entre la proyección y la percepción de la marca.

El proceso de creación del sistema identificativo resulta una vuelta de tuerca a lo que se suele hacer en un trabajo de diseño corporativo. Lo habitual es establecer primero un elemento gráfico mínimo que actúa como logo o símbolo y a partir de ahí desarrollar el resto de cosas que conforman la identidad.
En este caso, el método de trabajo fue al revés. Se empezó ideando una aplicación —el cartel— que derivó luego en logotipo.

Y tiene sentido, pues en el teatro la pieza gráfica esencial es el cartel, la aplicación visible de la marca. Al hacerlo a la manera “tradicional”, crear un logo que se coloca en la aplicación (generalmente en una de las esquinas), se corre el riesgo de que esa inserción esté forzada o vea mermada su percepción.  
Ahora ese problema se evita y es el logotipo el mismo cartel, en una simbiosis sin fisuras.

El logotipo se compone en dos partes, por un lado el término RIKS (público) y por otro TEATRET (teatro), enfatizando así el carácter público de la institución. Escrito en dos pesos de la Gotham, una tipografía geométrica que encaja con el la rectitud del marco.

Las 4 letras principales se colocan en un marco —que delimita el espacio y ayuda a contener a las siglas—, colocando cada una una esquina, que se expanden y se contraen en función de la superficie que vayan a ocupar.
La letra R se dispone, a su vez, dentro de un cuadrado negro, actuando como una especie de logotipo o forma protagónica dentro del mismo logotipo.


En las aplicaciones la información se introduce en el logo (y no al revés como sucede generalmente), de tal forma que todo termina siendo un cartel, así sea un sobre, una bolsa o un flyer.  
La paleta de colores tiende a monocroma, haciendo hincapié en la importancia de la luz y la sombra de un ambiente teatral. El sutil juego positivo-negativo sintoniza igualmente con esta atmósfera.  

Es incuestionable que el rediseño rebosa actualidad. Puede gustarnos más o menos los aspectos estéticos del proyecto, a mi personalmente no terminan de gustarme la tipografía y ciertas aplicaciones, pero cumple bien los objetivos y funciona.

Comparo este trabajo con el realizado por el estudio Clase de Barcelona, para la escuela de diseño EINA (puedes verlo aquí), y aunque son clavados, veo en este algo que el de EINA no termina de contar con claridad, una buena justificación.

Tipo: 
Síguenos