Comparte este artículo

El logo de Nintendo Switch no es simétrico, pero hay una explicación

12/01/17
Comentarios:

El pasado mes de octubre pudimos conocer el logo de la Nintendo Switch, la nueva videoconsola de Nintendo, que se lanzará globalmente al mercado en los próximos meses.

Este logo está inspirado en los propios controles del dispositivo, que tienen esta particular disposición contrapuesta (imagen inferior).

 

Estos días, se hacía viral el comentario de un diseñador de videojuegos llamado David Hellman, que se percató de un hecho curioso: este logo, a pesar de parecer simétrico, no lo es. Para demostrarlo twitteó una imagen donde dividía el logo por la mitad, evidenciando la diferencia entre ambas mitades.

¿Por qué es asimétrico?


La razón de esta asimetría no es, ni mucho menos, un despiste o un descuido de los diseñadores, sino que responde a la necesidad de equilibrar el peso visual de las dos mitades. La mitad derecha, al ser sólida, tiene una presencia más destacada en la composición, y para compensarlo, hay que estrechar ligeramente su tamaño.

¿Qué pasaría si fuese simétrico?


David Hellman también ha querido comprobar qué ocurriría si el logo fuera perfectamente simétrico. Este sería su aspecto:

Claramente, la parte de la derecha parece más grande que la de la izquerda. Además el punto queda a demasiada distancia de los laterales y se produce un desequilibrio muy evidente.

¿Una compensación matemática?


Lo curioso del caso es que, según otro diseñador de videojuegos llamado Ian Wexler, la compensación no está hecha a ojo –como afirmaba David Hellman en su tweet– sino que está perfectamente calculada matemáticamente. Lo intenta explicar con los siguientes gráficos, que aunque no son fáciles de entender, sí dejan ver que existe un cálculo muy meditado en esta corrección visual. 

Gráficos de Ian Wexler para demostrar que no es una compensación 'a ojo'

Conclusiones


Este caso es muy interesante para entender que en el diseño gráfico, y más concretamente en el diseño de marcas gráficas, el equilibrio racional no siempre coincide con el equilibrio visual. Nuestra percepción como diseñadores debe ser capaz de compensar estos desajustes, bien sea a ojo o apoyándonos en retículas complejas, como parece ser el caso. 

Ocurre lo mismo con el kerning (espacio entre las letras de una palabra). Hay letras que necesitan más espaciado entre sí porque, al combinarse, generan una sensación de proximidad o de lejanía excesiva, que debe corregirse. Podemos verlo en este ejemplo:

El kerning también requiere de ojo para compensar desequilibrios visuales

En definitiva, los elementos de una composición visual generan tensiones y pesos que deben equilibrarse para evitar caer en desproporciones incómodas. Que un conjunto de elementos gráficos sea armónico queda en manos del buen diseñador.

Color: 
Tags: 
Síguenos