Comparte este artículo

El logo de Madrid 2020 lo diseñarán estudiantes ¿es ésta la manera?

Imagen de mgarcia
12/12/11
Comentarios:

2020, una candidatura acotada a estudiantes

Este año, el logotipo de Madrid como ciudad candidata a las olimpiadas de 2020 lo diseñarán estudiantes del curso 2011 / 2012 de enseñanzar artísticas superiores de diseño, especialidad de diseño gráfico, según informa el Comité Olímpico Español en su web, que por cierto, bien le vendría un ligero restyling, aunque fuese en cuanto a funcionalidad (http://www.coe.es/)

Cada uno de los integrantes del equipo ganador del presente concurso, con un máximo de dos personas, tendrán derecho a obtener un premio consistente en el pago de una beca destinada a cubrir los gastos de matriculación para cursar estudios en el centro o escuela que elijan, siempre que el curso escogido contribuya a completar su formación.

Madrid 2020 admitirá la matriculación en cualquier curso, aun cuando no esté directamente relacionado con la enseñanza artística, siempre que contribuya a completar los conocimientos y la formación de los estudiantes de cara a su futuro profesional. El importe máximo de la beca para gastos de matriculación será de 6.000 euros.

Esto es que lo que nos argumentan desde el COE: "Madrid 2020 quiere convertir en protagonistas a los jóvenes que buscan ansiadamente un futuro. Necesitamos sus ideas, sus iniciativas, sus propuestas y su trabajo”

2016, un concurso abierto a todo el público, ganado por un estudiante.

Retrocediendo 4 años en el tiempo, recordaremos que el logotipo de la candidatura de Madrid 2016 se eligió entre más de 4.000 propuestas, en un concurso abierto a todas las personas físicas o jurídicas con independencia de la edad, la nacionalidad o la profesión, cuyo premio ascendía a la cantidad de 30.000 euros, más dos accésit de 5.000 euros para los dos finalistas. Además, la decisión final se llevó a cabo mediante votación popular, entre 10 preseleccionadas que se exponen más abajo.

Finalmente fue diseñado por un argentino afincado en Madrid: Joaquín Mallo, estudiante del Instituto Europeo de Diseny de Madrid, con su propuesta ‘Corle’, que es como se denominó afectuosamente al famoso logotipo en forma de mano.

Una vez elegido como el logotipo que representaría la candidatura de Madrid 2016, ‘Corle’ fue sometido a una serie de retoques finales en los que intervinieron el propio Joaquín Mallo y un equipo de diseñadores gráficos del Ayuntamiento de Madrid. El objetivo era el de proporcionar al logotipo de un mayor impacto visual. De esta manera, el logotipo original, que estaba planteado como una mano de color blanco con un contorno que incluía los colores olímpicos, pasó a incorporar dichos colores en el interior y a tener un contorno de color negro. Así se conseguía un logotipo mucho más fuerte visualmente y que podía ser reconocido desde la distancia. Así mismo, la tipografía del logotipo fue modificada, también con el objetivo de darle una mayor visibilidad.

En la imagen superior, podemos ver los demás logos que se convirtieron en finalistas de este concurso y por tanto fueron sometidos a votación popular,

2012, un concurso restringido, que no contentó

Remontándonos aún más en el tiempo, llegamos a 2001, donde luchamos por la candidatura de 2012, y cuyo logotipo fue diseñado por Javier Mariscal, en un concurso restringido a ciertos estudios, por el que se pagaron 4 millones de pesetas (24.000 euros) .

Lo curioso de este caso es que El diseño de Mariscal no convención al entonces alcalde Álvarez del Manzano ni a los ediles encargados de gestionar tal concurso, principalmente porque pensaban que el logotipo no transmitía ningún valor especial de la ciudad de Madrid, no era distintivo y por tanto podría utilizarse para identificar a cualquier otra ciudad en su candidatura olímpica.

Sin embargo, finalmente el logotipo, tras una buena justificación y ciertos ajustes se convirtió en logotipo oficial de la candidatura de Madrid 2012.

El logotipo de los arquitectos que quedó en nada

En un extraño caso de intrusismo y extraoficialidad, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) convocó un concurso para elegir logotipo identificador de la candidatura 2020, a pesar de que el alcalde de la capital de España, Alberto Ruiz-Gallardón, aún no había confirmado si la ciudad iba a optar o no a organizar los Juegos de ese año.

El ganador fue el logo 'Abrazo', de Emilio Ortiz Záforas, un conjunto de líneas y curvas desiguales y ascendentes de colores que representaban el abrazo olímpico y que pretendía transmitir el carácter 'abierto y cercano' de Madrid.

Este logotipo generó enrome confusión ya que muchos medios lo consideraron logotipo oficial de la próxima candidatura de Madrid a las olimpiadas, sin embargo, sólo parece que solo fue un intento por parte del Colegio de Arquitectos de imponer su diseño. Hoy ya sabemos que el logotipo se elegirá oficialmente mediante un concurso entre estudiantes de la manera que explicábamos al principio del artículo.

¿Es esta la manera correcta?

Lo primero que nos llama la atención de esta nueva convocatoria es que se acote a estudiantes. ¿Por qué? Sin duda no nos parece razonable la explicación demagógica del COI “Madrid 2020 quiere convertir en protagonistas a los jóvenes que buscan ansiadamente un futuro. Necesitamos sus ideas, sus iniciativas, sus propuestas y su trabajo”.

Todo esto parece más bien una manera de justificar el escaso presupuesto que se va a destinar a este objetivo, como si ya no nos quedaran ganas de seguir luchando. Se ha reducido el premio a una beca académica de 6.000 euros y se ha decidido que para que este galardón sea razonable debería maquillarse con una amable invitación a la prosperidad laboral de los futuros diseñadores.

Aún no he conocido la bases oficiales de esta nueva convocatoria, y no se cuáles serán los requisitos que estos estudiantes deberán presentar, pero si se trata de una identidad corporativa completa, es sin duda un premio ridículamente escaso para una identidad de tal magnitud.

Yo no pienso que los jóvenes que cursan estudios de diseño gráfico estén menos capacitados para desarrollar una identidad corporativa más que apropiada para representar este candidatura, sólo hay que recordar el caso del Madrid 2016, cuyo ganador fue un joven estudiante en un concurso abierto a todo el público.

En cierto modo existe cierto aspecto positivo en esta oportunidad que se da a los jóvenes, pero lo que está claro que el premio es insuficiente y desmotivador y seguramente jugará en nuestra contra.

Sector: 
País: 
Tags: 
Síguenos