Comparte este artículo

El Grupo Adidas pasa a llamarse simplemente Adidas y aprovecha para rediseñar su imagen

08/05/18
Comentarios:

La pequeña compañía de calzado que un joven empresario alemán (Adolf Dassler) fundara en 1924 se convertiría 25 años después en Adidas (contracción de Adi –diminutivo de Adolf– y Das –de su apellido Dassler).

Hoy Adidas es un archiconocido gigante deportivo que produce cerca de 900 millones de productos cada año.

Recientemente, el Grupo Adidas, como se conocía a su marca corporativa, ha decidido deshacerse del término “Grupo” y ser conocida simplemente como Adidas, al igual que sus marcas comerciales. Esta transición ha sido la oportunidad perfecta para evolucionar su identidad como compañía, replantenado su forma de comunicarse con empleados, inversores y el público general.

Antes

Después 

El proyecto ha sido desarrollado por la compañía alemana EIGA, junto con el equipo de diseño global de marca de Adidas. Según la web de EIGA, “Nuestro objetivo estratégico era unir las dos caras de Adidas, (el conocido aspecto deportivo y el aspecto de negocio global) bajo un paraguas único y visualmente significativo. Al mismo tiempo, se fortalecería la relación de la compañía con sus marcas comerciales y su esencia de marca en torno al deporte se haría más evidente en sus comunicaciones como corporación”.

EIGA desarrolló un concepto de composición escalable que permite comunicar de varias formas: desde un aspecto más corporativo para contenido más serios, hasta un diseño más expresivos donde la esencia deportiva de la marca esté más presente.

El logo se ha retocado ligeramente, aunque de forma casi imperceptible.

Siguen usando su tipogafía corporativa Adinue, creada en 2012 por Joancarles Casasin para la marca, pero ahora se le da un uso mucho más expresivo, con grandes tamaños y disposiciones más contemporáneas.

La fotografía en duotono y en blanco y negro, y una interesante paleta de 5 colores completan el sistema.

Conclusiones

Si de algo puede presumir este sistema gráfico es de su alta versatilidad que, si bien ayudará a la marca a modular sus comunicaciones (de más serias a más expresivas), también puede entorpecer su diferenciación y reconocimiento al no proyectar una imagen organizada y unificada. Pero tampoco debemos perder de vista que hablamos de una marca corporativa, es decir, una marca destinada a comunicaciones principalmente internas (empleados, accionistas…). Creo que, por esta razón, la marca se ha permitido la licencia de expresarse de forma un poco más excéntrica y libre.

Lo cierto es que se trata de un sistema complejo pero muy potente a nivel visual. Bien aplicado, puede ser prometedor. Eso sí, necesitará buenos diseñadores, que sepan elegir la foto perfecta, que sepan jugar con la tipografía y que sepan arriesgar a la hora de componer. Eso y unas guías bien definidas, claro.

 

Tipo: 
Sector: 
Agencia: 
Síguenos

Opina.

¿Te parece apropiado el rediseño del Grupo Adidas?