Comparte este artículo

Costa Blanca crea 9 submarcas para desestacionalizar la demanda

01/03/15
Comentarios:

Costa Blanca es el nombre turístico dado a la costa del Mediterráneo situada en el sureste de España, en la provincia Alicante, y que comprende 244 km de playas, calas y acantilados. Su capital por excelencia es la ciudad de Benidorm, ya que es el gran foco turístico de todo ese litoral levantino.

arquitectura_marca_costa_blanca.jpg

Costa Blanca lleva ya bastantes años utilizando su marca turística, sin embargo, desde el Patronato de Turismo se detectó la necesidad de dar visibilidad a los productos de interés de primer nivel, así como vertebrar y dar entidad propia a los dos principales ejes territoriales: "Playas e Interior". Para ello se han creado 9 nuevas submarcas.

transparencia.png

Costa Blanca ha contado con el estudio alicantino Mirall Comunicación para desarrollar una nueva arquitectura de marca. “Nos hemos basado en el símbolo principal de la marca consolidada Costa Blanca, el Sol, y hemos desarrollado unos pictogramas evolucionados como proyección de la misma respetando su matriz nuclear”, afirman desde la agencia.

interior-01.jpg

playas-01.jpg

tradicion-01.jpg

gastronomia-01.jpg

saludybienestar-01.jpg

golf-01.jpg

business-01.jpg

sin_limites-01.jpg

disfruta_aprende-01.jpg

El resultado son 2 marcas territoriales (playa e interior) y 7 de producto (Negocios, Gastronomía, Salud y Bienestar, Golf, Disfruta y Aprende, Tradición y ¡Sin límites!). Cada uno de ellos se presenta con un logotipo específico que sintetiza su esencia y que convivirá con el genérico de la marca Costa Blanca. Para su diseño se ha tomado como referencia la espiral característica de la imagen del Patronato, adaptándola según su forma y color a lo que cada segmento representa.

base_marca_generica.jpg

bocetos.jpg

A nivel estratégico, entiendo que los pasos que se han dado son los correctos. Los productos, como el golf o los deportes de riesgo, se han consolidado en la oferta hasta el punto de adquirir una entidad propia y por tanto, dotarles de un logotipo propio tiene sentido. Estos logotipos ayudarán a vender aspectos concretos de la zona, desvinculándose de los conceptos sol y playa, desestacionalizando así la demanda durante todo el año, no sólo en verano.

Sin embargo, la traducción de esta estrategia al plano visual me genera dudas. La primera pregunta que me surge es: ¿era necesario mantener la espiral como vínculo con la marca madre? No es algo que el público potencial vaya a entender, por lo que esta premisa sólo hace que los pictogramas sean confusos en algunos casos y poco atractivos en otros (el de Business asusta). Además, al incluir la misma estructura con la espiral en cada una de las submarcas, desaparece cualquier tipo de jerarquía con respecto a la marca Costa Blanca, y ésta deja de tener preponderancia, diluyéndose en el catálogo de marcas de la zona. Incluso diría que la marca madre queda empequeñecida.

A nivel visual, encontramos un exceso de elementos que genera estructuras demasiado recargadas: símbolo, tipografía caligráfica, degradado de color cambiante, endoso de "Costa Blanca, Alicante"... Además, la tipografía caligráfica y el símbolo compiten, gritando al mismo nivel. Si la estrategia era crear símbolos hermanos de Costa Blanca, la tipografía merecía un trato más neutro, de mero acompañante, sin destacar demasiado.

Independientemente del resultado, creo que se trata de un caso de branding interesante para analizar y debatir, ya que hace muy evidente la necesidad de reflexionar desde una perspectiva estratégica, desde su planteamiento inicial a su resolución gráfica.

home.jpg

prensa_playas.jpg

Tipo: 
Tipografia: 
Sector: 
Color: 
País: 
Síguenos

Opina.

¿Te gustan los nuevos símbolos de estas submarcas?
¿Te gusta la tipografía caligráfica que los acompaña?
¿Crees que la resolución gráfica es acertada para la estrategia planteada?