Comparte este artículo

Coca-Cola Light rediseña su logo y sus latas y lanza cuatro nuevos sabores

18/01/18
Comentarios:

Coca-Cola Company ha vuelto a sorprender a sus consumidores, esta vez con el reciente rediseño de la Diet Coke, conocida en nuestro país y otros mercados como Coca-Cola Light.

El trabajo ha sido producto del equipo interno de Coca-Cola –liderado por Rafael Acevedo, director del grupo Coca-Cola North America para Diet Coke y James Sommerville, vice presidente de Coca-Cola Global Design– en colaboración con la consultora inglesa Kenyon Weston, de quien ya os presentamos otro artículo relacionado con la nueva botella de Schweppes para el mercado británico.

Antes

Después 

Por un lado, el nuevo planteo pretende modernizar la percepción del producto. Con un enfoque pensado en el consumidor habitual, pero también pensado para el que va a ser el segmento de población principal en hábitos de consumo para los próximos tiempos, los Millenials. Y por otro lado, ha servido para presentar su nueva gama de sabores Diet Coke: Ginger Lime, Feisty Cherry, Zesty Blood Orange y Twisted Mango, una serie de gustos fruto de la investigación de más de dos años, con más de 100.000 personas consultadas.

En palabras del propio Acevedo en la web de Coca-Cola, “Sabemos que Diet Coke tiene todo tipo de admiradores, desde personas que han amado su gran sabor desde su lanzamiento en 1982 hasta hombres y mujeres Millenials que siempre buscan probar cosas nuevas. Estamos modernizando lo que ha hecho Diet Coke tan especial para una nueva generación. La misma confianza sin remordimientos aún se manifiesta y el mismo gran sabor de Diet Coke que la gente ama está aquí para quedarse, pero estamos haciendo que la marca sea más reconocible y auténtica (…). Los Millennials están ahora más sedientos que nunca de aventuras y nuevas experiencias, y queremos estar a su lado (…). Estamos contemporizando la marca y el portafolio de Diet Coke con envases elegantes y nuevos sabores que atraigan a nuevas audiencias”.

El nuevo diseño se presenta en la modalidad de lata sleek, cosa que le confiere un toque más esbelto al producto. Gráficamente Coca-Cola continua trabajando en una linea de diseño simple, donde menos es más. El logotipo Coke se ha estilizado sutilmente, siendo la letra K el caracter donde mejor puede apreciarse, con la desaparición de sus serifas y la simplificación de su brazo inferior. Eso sí, con una considerable pérdida de impacto de marca debida lógicamente a la disminución de su tamaño. Esta disminución nos lleva al siguiente elemento del packaging, la introducción de una banda vertical (The ‘High Line’). Un contenedor de información para la marca, el descriptor y la iconización del sabor que acentúa el carácter esbelto del propio formato. Dicho sea de paso, los iconos de los diferentes sabores no serían para hacer la ola precisamente. El uso de la banda permite, además, por un lado ordenar la denominación del producto (poniendo el Diet en su lugar), y por el otro configurarse como el elemento de codificación cromática para los diferentes sabores, siendo el gris metalizado de la propia lata lo que suponga el vínculo con el sabor original de la categoría.

Antes

Después

Según cuenta Sommerville en la web de Coca-Cola Company ”El 'High Line' es un disco rojo de Coca-Cola que salió a caminar (…). Visualiza cómo la marca Diet Coke, la innovación y los consumidores que aman Diet Coke están en constante movimiento, con confianza". Sin entrar en el por qué de las cosas, en cualquier caso la banda acaba siendo un elemento de lenguaje visual que saltando desde el packaging a la comunicación permite configurarse como un elemento de continuidad visual, estableciendo un vínculo directo con el producto. Como curiosidad me ha parecido interesante encontrar ya el uso de una banda vertical en una lata slim (que no sleek) de Coca-Cola para el mercado japonés en el año 1981, aunque tiene todo el aspecto de ser una intervención de tipo promocional. 

Lata de 1981 de Coca-Cola para el mercado japonés

Otra cosa que no deja de llamar la atención es el uso de la Gotham en la campaña de lanzamiento en lugar de la nueva tipografía corporativa de Coca-Cola, la Unity, de la que también os hablábamos hace unos días. ¿Quizás es debido al solapamiento en los proyectos o bien porque no están definidos los usos de la tipografía? O simplemente porque quizás no es necesario que toda la comunicación se rija por un corte tan corporativo.

La pregunta ahora sería si veremos a medio plazo este cambio aplicado a nuestra Coca-Cola Light, y si tendría sentido sin la gama de sabores asociada. Entiendo que no. O incluso si podría ser una idea para replantear la gama básica tal como funciona en nuestro país. Ahí lo dejo…

Tipo: 
Color: 
País: 
Síguenos