Comparte este artículo

Bloomsbury Institute for Pathogen Research: Otro exitoso ejemplo de logos cambiantes

Imagen de afernandez
20/11/12
Comentarios:

El campo de la investigación médica no destaca precisamente por una prominente riqueza en identidades corporativas interesantes, por lo que el proyecto que analizamos nos llama especialmente la atención.

La Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical y la Universidad de Londres unieron fuerzas en 2011 para la creación del BIPR, organismo que engloba la más avanzada investigación en patógenos, medicina experimental y desarrollo clínico.

En palabras de Igloo (www.goigloo.com), estudio encargado del desarrollo de la identidad: "El concepto hace referencia a la unión de las 3 áreas de investigación de patógenos, combinándolas literalmente entre sí en una flexible y cambiante de familia símbolos".

La visión microscópica de un PARÁSITO, el mapa del genoma de una BACTERIA y la representación de un VIRUS establecen las 3 composiciones básicas a partir de las cuales se vertebra la identidad. Estos grafismos se combinan entre sí jugando con el color y la superposición para crear multitud de símbolos. Proliferan los colores llamativos, fundamentalmente primarios y secundarios, dando como resultado una imagen alejada de los códigos de seriedad habituales en la industria.

La familia de símbolos siempre queda a la izquierda de la referencia textual, separados por un generoso espaciado que hace que el símbolo respire mejor. El logotipo se compone del acrónimo (BIPR) que aparece en un tamaño mayor que el nombre del instituto y siempre por encima del mismo, haciendo caja con él. A fin de no interferir en el juego de las siglas, la preposición "for" es la única palabra del logotipo que aparece en caja baja. La tipografía usada es una Akzidenz Grotesk en una de sus variantes bold.

Se establecen dos niveles comunicativos: 1. la marca completa y 2. símbolo + acrónimo. En este segundo nivel las siglas ganan tamaño y se utilizará en contextos más familiarizados con la entidad e irá imponiéndose a medida que el instituto sea más conocido por le público. En ambas versiones el símbolo aparece alineado verticalmente con la referencia textual.

Efectivamente, se trata de otro ejemplo de logotipo dinámico o cambiante y habrá quien empiece a estar cansado de esta tendencia. No obstante, aunque tendencioso, el trabajo bien hecho ha de ser reconocido.

Es obvio que el mayor atractivo de esta identidad radica en poder ver las diferentes combinaciones de símbolos de manera conjunta, pero el público potencial rara vez lo verá aplicado de este modo. No obstante, esto no quiere decir que no funcionen perfectamente de manera aislada. Lástima que no podamos ver más aplicaciones físicas aparte de las tarjetas comerciales.

 

Tipo: 
Síguenos