Badoo se relanza con una nueva imagen para liderar el mercado de las apps de citas

09/07/17
Comentarios:

Badoo, es la app de citas más grande del mundo tanto en usuarios como en descargas. Fundada en 2006 por un empresario ruso, la compañía opera hoy en 180 países, con 340 millones de usuarios registrados y 60 millones de personas activas al mes, ocupando la posición 117 de las webs más visitadas a nivel mundial. 

Para adaptarse a los nuevos retos del mercado y hacer frente a competidores potentes como Tinder, Badoo acaba de rediseñar su app haciéndola más fácil de usar, segura y funcional, y ha aprovechado para hacer un lavado de cara integral de su identidad visual. 

Antes

Después

Su nuevo símbolo (un sencillo corazón rechoncho) está pensado para funcionar con impacto como icono de app o avatar en redes, algo que era más difícil con su anterior imagen. 

En general, se percibe que Badoo apuesta por formas muy limpias y circulares, lo que se aprecia también en la nueva experiencia de usuario de su app. 

La nueva tipografía corporativa, llamada Stolzl reafirma esta intención de limpieza y circularidad de toda la identidad, con caracteres muy geométricos y gruesos. 

Badoo se apropia además de una paleta de color característica, basada en una combinación de morado, naranja y negro, e introduce una trama formada por corazones de diferentes colores, tamaños y posiciones, que sirve como elemento gráfico que aporta personalidad y unidad a toda la identidad. 

Puedes bajar la guía de uso desde este link.

Conclusiones


Con esa evolución, Badoo da un salto generacional importante, viajando desde la era de las webs de citas a la era de las apps con geolocalización. 

Este salto generacional queda retratado en su nuevo corazón, un símbolo conciso y rotundo que materializa muy bien el deseo de la compañía de disponer de un elemento que funcione bien como icono de app y como avatar en redes sociales, elementos esenciales en la era digital.

Lo que sorprende del nuevo corazón de Badoo es su falta de personalidad. Se trata de un símbolo universal al que no añaden ningún tipo de rasgo diferencial, y del que difícilmente se podrán apropiar (ya hay otras marcas del sector que lo utilizan, como Shakn). La ventaja de Badoo es que dispone de un nombre original que ya goza de una gran popularidad, y eso les da cierta licencia para no necesitar grandes alardes creativos en su identidad. 

Pero más allá de su aséptico logo, Badoo nos sorprende muy positivamente con una interfaz lucida y potente, y un sistema visual atractivo y contemporáneo. Se aprecia claramente que en la nueva marca el buen diseño juega un papel fundamental. Tipografías, colores, composiciones… todo está cuidado al milímetro, con limpieza y buen gusto. 

Quizás el problema de esta nueva imagen es que viene a responder a unas tendencias visuales –minimalismo, colores planos, tipografías circulares…– que cada vez se repiten más entre las marcas de esta nueva era digital como Airbnb, Cabify o Deliveroo. Badoo repite exactamente los mismos esquemas que estas start-ups, y aunque consigue su objetivo de mostrarse completamente contemporánea y muy atractiva, pierde una oportunidad de crear algo realmente diferencial o innovador. 

 

Tipo: 
Tags: 

Opina.

¿Te gusta, en general, la nueva imagen de Badoo?
¿Te gusta el nuevo logo?