Comparte este artículo

Así es el inusual rediseño de marca de Mailchimp

Imagen de lfernandez
03/10/18
Comentarios:

Muchos de los rediseños de identidad de compañías tecnológicas que estamos viendo en los últimos tiempos siguen un mismo patrón. Gran parte de ellas están apostando por identidades neutras, sencillas y con escasa personalidad. Por eso, el rediseño de Mailchimp que analizamos hoy, nos trae un poco de aire fresco dado que es un rediseño que, más allá de los gustos, subraya la personalidad de esta marca generando un universo propio y muy reconocible. El proyecto ha sido desarrollado por Collins, la consultora norteamericana que dice “poner la imaginación en el centro de todo lo que hace”.

¡Hola Freddie!

Mailchimp es una compañía tecnológica fundada en 2001. Su objetivo inicial fue el de ayudar a las empresas a generar emails de marketing “de forma fácil y rápida” (si es que eso es posible). Hoy cuenta con millones de usuarios en todo el mundo y se ha convertido en una mega plataforma enfocada al marketing que ha ampliado su oferta con “sofisticadas herramientas para empresas de todos los tamaños”.

Antes

Después

Junto con el equipo interno de diseño, Collins ha trabajado para “cautivar y elevar el espíritu de Mailchimp: una potente combinación de humor retorcido, modesta celebración y un toque absurdo”. Probablemente el propio nombre de la compañía y Freddie, su querido embajador de marca, ya expresan este espíritu inconformista que nada tiene que ver con la tendencia de uniformidad del sector. 

Antes

Después

Logotipo, color y un chimpancé 

Para Collins, el hecho de que una marca crezca no significa que “se deban borrar sus peculiaridades” y, bajo esta premisa, ha planteado el rediseño de Mailchimp para afianzar y ensalzar sus rasgos propios.

El chimpancé Freddie ha acompañado a Mailchimp desde sus inicios pero de forma irregular. Unas veces aparecía junto al logotipo y otras no. A veces tenía vida propia y otras, un papel secundario. Ahora se une al logotipo para vincularlo definitivamente con la marca y para ello, sus rasgos se han simplificado. El hecho de que sea monocromo es clave para mejorar su legibilidad en pantalla pero, con todos estos cambios, mantiene el aspecto simpático que tanto nos gusta.

Es en el logotipo donde llega el cambio más importante de este rediseño. Se elimina la peculiar tipografía script y se incorpora una tipografía con un grosor importante y una personalidad imposible de ignorar. Además, se eliminan las mayúsculas y se juega con la cercanía que aportan las minúsculas. Esta es, sin duda, una de las apuestas tipográficas más valientes que hemos visto en mucho tiempo y nos encanta que sea así. 

Pero Mailchimp aún da un paso más para alejarse de la tendencia conservadora que ha impregnado el branding en los últimos tiempos, y añade el color amarillo (Cavendish Yellow) a su sencilla paleta de blanco y negro -que se complementa con una amplia y suave gama de colores secundarios-. El amarillo no es un color recurrente en el diseño de marcas y, mucho menos, en marcas digitales. Aún así, este es otro acierto de Collins que, con este color, consigue alcanzar el equilibrio entre lo sofisticado y lo divertido.

Otros elementos: tipografía, fotografía e ilustración 

Mailchimp añade a su nueva identidad la tipografía Cooper Light apostando por una serifa de líneas finas. Esta es otra decisión que les aleja de la proliferación de tipografías sans serif que a todos nos dejan indiferentes. 

También con este proyecto se añade un estilo ilustrativo propio con un acabado de boceto que sirve a la compañía para “comunicar en qué consisten sus complejas herramientas de marketing de una forma sencilla y humana”. Es llamativo que esta parte de la nueva identidad de Mailchimp no se haya desarrollado con un único ilustrador, sino que el equipo de diseño ha trabajado con ilustradores de todo el mundo para lograr expresar “la variedad de voces” y las “diferentes perspectivas y estilos visuales” de las empresas que trabajan con la compañía. También se ha creado un estilo de animación que es una extensión de las ilustraciones y de su particular universo creativo. 

Por último, se ha definido un nuevo estilo fotográfico que se centra en los usuarios de Mailchimp y que es arriesgado y muy diferente a lo que podemos esperar de una compañía consolidada. También en las fotografías se juega con lo disruptivo y lo inesperado.

Amor por la expresión creativa

Mailchimp se define como una compañía que “ama la expresión creativa” y está “obsesionada con la calidad”, dos premisas que le han llevado a rediseñar su identidad para expresar su particular universo y su inconformismo. De alguna manera, con esta apuesta se posicionan como una compañía con carácter, que sabe hacerse oír en un mercado masificado y ante un público infiel. 

Si otros proyectos de rediseño nos parecen poco arriesgados o sin terminar, este es un ejercicio perfecto: aporta diferenciación real, abarca todos los ámbitos de expresión de la marca y por último, resulta muy atractivo por ser diferente a todo.

 

Tipo: 
Tipografia: 
Agencia: 
Tags: 
Síguenos

Opina.

¿Te parece un buen rediseño por parte de Mailchimp?